Escúchenos en línea

Obama debe dar más a latinos si quiere reelegirse en 2012

Washington. Jesús Del Toro, * Impre. | 1 de Octubre de 2011 a las 00:00
De cara a la elección de 2012, el presidente Barack Obama ha emprendido el control daños ante el electorado hispano, cuyo malestar por la falta de una reforma de inmigración integral y por el recrudecimiento de las deportaciones durante lo que va del mandato presidencial es evidente. En una reunión especialmente prevista para hablar a los votantes latinos, el presidente señaló que lograr una reforma migratoria es aún prioridad de su gobierno, aunque tal calidad, por el momento, está prácticamente restringida a lo retórico y no se ve una política activa con resultados factibles en el corto plazo. Obama también reiteró su preocupación por la percepción que, según él, lleva a algunos a pensar que él solo es capaz de cambiar las leyes. Ciertamente, no depende sólo de él lograr una reforma migratoria (el Congreso y, en el contexto actual, los republicanos tienen una gran parte en ello) pero sus afirmaciones no lograrán mitigar esa idea y los posibles efectos electorales negativos para su causa salvo que el discurso venga acompañado de hechos y propuestas más atrevidas. Por otro lado, hay que señalar que tal percepción, así sea inexacta, abreva de varios hechos clave en los que Obama sí ha tenido responsabilidad y margen de maniobra directo. Así, durante 2009 y 2010, cuando los demócratas tenían mayoría en ambas cámaras, habría sido posible presentar al Congreso una reforma de inmigración de gran calado con buenas posibilidades de ser aprobada. Pero en la balanza política el presidente se decantó por seguir otro camino. Al mismo tiempo, el agudo incremento de las deportaciones y la aplicación intensiva de instrumentos como Comunidades Seguras y 287(g) en los últimos años abonaron al malestar de los hispanos ante Obama. Como lo muestra la reciente política de suspensión de deportaciones para analizar uno por uno los casos y sólo proceder contra los indocumentados con antecedentes penales graves, sí es posible mitigar el acoso a la comunidad inmigrante, y habría sido posible hacerlo desde 2009. Hoy, Obama tendrá que dar más para que en 2012 asegure el voto hispano que requiere para su reelección. (*) Director editorial de RUMBO y La Raza.

Descarga la aplicación

en google play en google play