Escúchenos en línea

Celebran bloqueo parcial de la ley Alabama

Birmingham. Impre. | 15 de Octubre de 2011 a las 00:00
Una Corte Federal de Apelaciones en Atlanta, Georgia, logró frenar en forma temporal la disposición que permite que las autoridades del estado obliguen a las escuelas en Alabama a verificar la condición migratoria de los estudiantes. A pesar de esta "victoria" no se logró frenar los punto que permiten que la policía detenga a personas sospechosas de estar en forma ilegal en Estados Unidos, y que impide que los inmigrantes ilegales soliciten una licencia de conducir, un permiso comercial o alguna identificación. La resolución definitiva sobre esta ley tardará algunos meses, lo cual permitirá que los detractores y defensores de la ley presenten argumentos en contra o a favor de la dura ley antiinmigrante HB56. Janet Murguía, del Consejo Nacional de la Raza opina que la decisión de la corte el día de ayer es buena, sin embargo, hace ver que es una vergüenza que en Alabama regrese ese pasado oscuro de lucha por los derechos civiles y de persecución de personas por su aspecto racial. Luis Gutiérrez, legislador demócrata por Illinois, opina que esta resolución es un paso en la dirección correcta pero aun queda la puerta abierta para la discriminación. En opinión de Angela Kelley, del Centro para el Progreso Estadounidense, este fallo, aunque ayude en parte, no detendrá los temores ni el éxodo de trabajadores inmigrantes indocumentados de Alabama, que se enfrenta a una situación económica difícil. Como recordarán, el 27 de abril de este año, Alabama sufrió la devastación de un tornado, en especial la ciudad de Tuscaloosa, la cual visité hace unos días y constaté el terreno desolador que presenta a casi 6 meses de la tragedia. Complejos habitacionales y comercios que desaparecieron por completo; bancos, farmacias, restaurantes que operan en un trailer apostado frente al inmueble en reconstrucción; casas prácticamente derruidas y abandonadas, en una economía atascada por la situación de recesión que enfrenta el país. Por esto, los agricultores, comerciantes y constructores están furiosos contra el Gobernador del Estado, Robert Bentley, ya que están a punto de irse a la bancarrota, al no contar con la mano de obra de la población inmigrante ilegal que ha abandonado el estado. La situación es tal, que el comisionado de Agricultura, John McMillan ha propuesto a los agricultores que contraten reclusos de acuerdo al programa de libertad condicional, para "sustituir" la mano de obra que ha huido del estado. A pesar de todo esto, Bentley insiste que la HB56 "una victoria política" y "un ejemplo" para el resto del país. Este gobernador, en mi opinión, es demasiado terco y en lugar de trabajar en pro del estado, que se encuentra en serias dificultades económicas, está logrando sumir a Alabama en un pozo sin fondo, por su abominable ley, que pisotea los derechos humanos. Bentley no es tonto, es inhumano y tozudo y al ver que esto se le está escapando de las manos, ha propuesto dar trabajo a inmigrantes en forma temporal, otorgando papeles legales para ello. Como quien dice, se opone, pero se contradice.

Descarga la aplicación

en google play en google play