Escúchenos en línea

Los Pro-Reforma Migratoria podrían sumarse a indignados de Wall Street

Nueva York. Univision.com | 18 de Octubre de 2011 a las 00:00
El movimiento 'Occupy Wall Street' surgió inspirado en el movimiento de 'indignados' contra la crisis y las finanzas globales que arrancó en mayo en España y en sólo semanas se regó por todos el planeta. El movimiento 'Occupy Wall Street' (Ocupemos Wall Street), que se inició hace un mes en un pequeño parque de la ciudad de Nueva York y se riega apresuradamente por las principales ciudades de Estados Unidos, podría recibir un refuerzo inesperado: las organizaciones que batallan por una reforma migratoria comprensiva. "Los inmigrantes definitivamente somos parte del 99% que ha sido afectado por las malas políticas implementadas por el 1% que controla las finanzas de Estados Unidos", dijo a Univision.com Juan José Gutiérrez, Coordinador de la Coalición por los Derechos Plenos de los Inmigrantes en Los Ángeles, California. "Hemos tenido resultados desastrosos en los últimos tres años y nos hemos visto más afectados que otros segmentos de la sociedad". "Incontables hispanos han perdido sus viviendas, sus empleos, hemos visto cómo perdemos el valor de nuestras propiedades y a eso se suma la pérdida de nuestros derechos. Y por el hecho de que 11 millones no tienen papeles, estas pérdidas nos afectan todavía más que al 99% que salió a las calles para expresar su indignación", agregó Gutiérrez. Las primeras protestas El movimiento 'Occupy Wall Street' surgió inspirado en el movimiento de 'indignados' contra la crisis y las finanzas globales que arrancó en mayo en España y en sólo unas semanas se regó por todos los rincones del planeta. El sábado 15 de octubre se registraron tomas y protestas en más de 940 ciudades de 84 países, transformándose en una dimensión planetaria que sacó a las calles a cientos de miles de personas, la mayoría jóvenes, quienes exigen, entre otras demandas, mejores oportunidades de empleo, acabar con la corrupción política, sanear las políticas financieras y acabar con lo que denominan la voracidad del mercado financiero. El movimiento de los indignados “renace como una fuerza global", escribió el domingo el diario español El País en su portada digital. "Nosotros nos estamos uniendo al movimiento por las mismas razones que expresan quienes integran el 99%", explicó Gutiérrez. "Y agregamos la reforma migratoria porque pensamos que si el gobierno y el Congreso no aprueban un tipo de beneficio legal para 11 millones de indocumentados, nuestra comunidad sufrirá entonces con mayor severidad las inclemencias del maltrato". Promesa rota Durante la campaña 2008 el entonces candidato demócrata Barack Obama prometió que empujaría una reforma migratoria en el primer año de su mandato. Pero otros debates, entre ellos las guerras en Irak y Afganistán, la reforma de salud y la crisis financiera postergaron el cumplimiento de la promesa y desataron una severa oleada antiinmigrante que llevó a varios estados a aprobar sus propias leyes para combatir la inmigración indocumentada. El debate amenaza con llegar hasta la Corte Suprema de Justicia para dilucidar si los estados tienen la potestad para implementar asuntos federales como el combate a la inmigración sin papeles, un campo que a juicio del Congreso sólo le compete al gobierno federal. "Sabemos que el movimiento 'Occupy Wall Street' comenzó demandando justicia económica para la ciudadanía. Ahora nosotros queremos que conforme vaya articulándose la lista de demandas principales por las que lucha este movimiento, se incluya la de la reforma migratoria justa, amplia y generosa", dijo Gutiérrez. A la presunta si creía que el movimiento por la reforma migratoria se vería afectado por los desórdenes, y las acusaciones de que el movimiento estaría dirigido por anarquistas, Gutiérrez dijo que Occuy Wall Street ha ido mejorando su nivel de organización, y que la suma de apoyos (inmigrantes, trabajadores y estudiantes) "tendrá un efecto positivo y desvirtuarán los hechos atribuidos a los anarquistas". Qué reclaman Un manifiesto difundido simultáneamente en varios países señala que "desde América a Asia, desde África a Europa, la gente se está levantando para reclamar sus derechos y pedir una auténtica democracia". Y agrega: "Los poderes establecidos actúan en beneficio de unos pocos, desoyendo la voluntad de la gran mayoría (…) Hay que poner fin a esta intolerable situación". En los últimos seis años la reforma migratoria ha sido debatida sin éxito innumerables veces en el Congreso. La falta de un acuerdo bipartidista impide que los indocumentados tengan acceso a una green card y luego a la ciudadanía. "El año pasado y este fueron desastrosos", comentó el activista. "Pero creemos que esta vez veremos resultados favorables a nuestra causa. Pensamos que si nos sumamos al movimiento de los indignados, obligaremos a los legisladores a que pasen del ataque en nuestra contra a que se sienten a legislar y nos den derechos para que comience a recomponerse la economía y el esquema de derechos, y también favorezca el contrato social que se ha venido desarticulando en los últimos tres años". También dijo que el movimiento de los 'indignados' no muestra dirigencias "porque da mayor énfasis a programas y propuestas", que dentro de la organización "hay diferentes niveles de participación" y que hasta ahora ha ido en franco crecimiento, al punto que el sábado miles marcharon en al menos 980 ciudades de 84 países. Lo están pensando Pero no todos están convencidos de sumarse al movimiento de los 'indignados'. "No hemos hecho una decisión todavía", dijo Jorge Mario Cabrera, Director de Comunicaciones de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA). "Hemos visto en ellos a muchos jóvenes, estadounidenses la mayoría, gringos, muy pocos latinos y algunos afroamericanos. No tenemos la certeza que los indignados reconoce nuestro movimiento por la reforma migratoria comprensiva". Dijo además que la mayoría de los hispanos de Estados Unidos "estamos muy ocupados durante el día haciendo dos o tres trabajos y no tenemos tiempo de ir a acampar, pero reconoció que el tema del 99% por ciento afectados por las decisiones del 1% “nos atañe a todos". "El 1% nos ha llevado a una situación catastrófica a todos. Los inmigrantes estamos dentro del 99%, pero no sabemos todavía si vamos a sumar nuestra lucha al movimiento", reiteró. Cabrera dijo además que el movimiento "ha perdido bastante fuerza” y que en el último año y medio "perdimos la batalla" por la legalización. "El movimiento tiene que decidir qué batallas debe luchar y si esta es una en la que pondremos todos nuestros recursos. Pero antes de decidir debemos preguntarnos si los indignados nos darán la bienvenida, si los idealistas nos aceptarán o, por el contrario, nos culparán de los problemas que aquejan al país, tal y como muchos lo hacen fuera de los parques donde protestan. Todavía no estamos seguros del paso que vamos a dar", concluyó. Angelina Corona, directora de la Hermandad Mexicana de Los Angeles, dijo que su organización estaba "pensando y discutiendo" si se sumaba a la protesta de 'Occupy Wall Street' para agregar a la lista de exigencias la codiciada reforma migratoria.

Descarga la aplicación

en google play en google play