Escúchenos en línea

Otra redada contra ilegales

Agencia AP. Desde Tucson, Arizona. | 9 de Marzo de 2007 a las 00:00
Las autoridades arrestaron al presidente de una empresa de construcción y a varios empleados, entre ellos ocho mexicanos, por contratar a personas sin permiso legal de trabajo y usar un sistema de vigilancia para evadir a las autoridades. Los ocho detenidos se suman a un grupo de 30 indocumentados detenidos previamente durante las investigaciones. Grupos de agentes se concentraron en la localidad de Sierra Vista, población a 80 kilómetros de Houston, en el allanamiento de la empresa Sun Dry Wall & Stucco Inc., la casa de un capataz, la de un supuesto falsificador y ocho lugares de trabajo. El presidente de la empresa, Ivan Hardt, de 44 años, la directora de recursos humanos Carol Hill, de 42, y otros cuatro empleados fueron detenidos bajo cargos de violar las leyes federales al contratar indocumentados y darles alojamiento, dijo Lauren Mack, vocera del servicio de inmigración y aduanas. Hardt y uno de sus capataces usaban radios para informarse sobre la localización de los agentes de migración, de acuerdo con una demanda presentada el jueves. La información era dada a los supervisores de los trabajadores indocumentados, quienes inmediatamente los trasladaban a otra zona, dijeron las autoridades. Si no se podía trasladar a los indocumentados, entonces los capataces les decían que se escondieran, dijeron investigadores Las autoridades acusan también a la firma de reportar un número menor de empleados que el verdadero y que algunos de sus trabajadores tenían permisos falsos de trabajo. Los mensajes dejados en la empresa el viernes no han sido respondidos y nadie descuelga el teléfono en una casa a nombre de Hardt. Los arrestos ocurren tres días después de que las autoridades detuvieron a más de 360 trabajadores en una fábrica de artículos de cuero en New Bedford, Massachusets, la cual tenía contratos por 91 millones con el ejército estadounidense. La Agencia de Logística de la Secretaría de Defensa anunció que la firma, Michael Bianco Inc., ya no podría participar en las pujas para contratos futuros. La redada en la fábrica de productos de cuero provocó fuertes críticas por los niños que quedaron abandonados en las escuelas y centros de cuidado infantil tras la detención de sus padres, y el gobernador Deval Patrick dijo que había una "crisis humanitaria". Al menos 60 personas han sido ya liberadas por razones humanitarias, en su mayoría porque sus niños quedaron abandonados. Sin embargo, deberán presentarse ante un juez de inmigración.

Descarga la aplicación

en google play en google play