Escúchenos en línea

¿Quien frena los abusos contra las familias latinas?

Agencia AP. Desde Houston, Texas. | 11 de Marzo de 2007 a las 00:00
Los niños que han quedado abandonados en guarderías o en manos de familiares poco preparados para atenderlos, como hermanas y hermanos, revelan las consecuencias más graves de las acciones del gobierno al arrestar y deportar a indocumentados. Cuando sus padres indocumentados son detenidos en sus casas y centros de trabajo, los niños muchas veces quedan atrás, como resultado de aplicar las leyes migratorias a personas que ya han empezado a criar a sus familias en Estados Unidos. Tres millones de niños estadounidenses nacidos cada año tienen cuando menos un padre en situación de inmigrante ilegal. Asimismo, una de cada 10 familias en el país tiene cuando menos un miembro que es indocumentado, de acuerdo con el Centro Pew de Investigaciones Hispánicas y la oficina del representante José Serrano. Los niños nacidos en Estados Unidos automáticamente se convierten en ciudadanos y no están sujetos a ser deportados. La semana pasada, en Massachusetts, la mayor parte de los 361 trabajadores detenidos en una fábrica de artículos de cuero de la localidad de New Bedford, que producía chalecos y mochilas para el ejército estadounidense, fueron mujeres con hijos, desatando lo que el gobernador demócrata Deval Patrick calificó como una "crisis humanitaria". Los activistas comunitarios localizaron a los niños, ofreciéndole consejos para su cuidado a padres que no sabían preparar su biberón o cambiar pañales, además de reunir donaciones de alimentos infantiles. Un bebé de pecho tuvo que ser hospitalizado por deshidratación, debido a que su madre continuaba detenida, dijeron las autoridades. En total, se tuvo que hacer arreglos para proporcionar cuidados a 35 menores. Funcionarios del sistema de Aduanas e Inmigración dejaron finalmente en libertad a por lo menos 60 de los empleados, porque eran los únicos encargados del cuidado de sus hijos, pero más de 200 fueron enviados a centros de detención en Texas y Nuevo México. "¿Qué es lo que va a pasar con los niños? Ellos nacieron en Estados Unidos", dijo Helena Marqués, directora ejecutiva del Centro de Ayuda a Inmigrantes en New Bedford. "Hay cientos de niños que se quedaron sin sus madres, con necesidades apremiantes. Esos bebés se han convertido en las víctimas de un problema que los legisladores parecen incapaces de resolver". Una mujer fue localizada en Texas luego de que su hijo de siete años llamó a un número telefónico creado para reunir a las familias separadas, dijeron las autoridades. El gobernador de Massachusetts indicó que la mujer regresaría al estado. Massachusetts envió a 37 trabajadores sociales a Texas el sábado, para entrevistar a algunas de las mujeres detenidas. La secretaria de Salubridad y Recursos Humanos de Massachusetts, JudyAnn Bigby, dijo que los padres deben de ser entrevistados para asegurarse que los menores se encuentran bajo cuidado de adultos responsables. Las autoridades indicaron que algunas de las mujeres, aterradas por la posibilidad de que les quiten a sus hijos, prefieren no decir que los tienen.

Descarga la aplicación

en google play en google play