Escúchenos en línea

Ley de Ajuste Cubano: el privilegio ¿de morir?

La Habana. Por Tayli R. Sánchez Zúñiga, Periódico Cinco de Septiembre. | 2 de Noviembre de 2011 a las 00:00
Muchos inmigrantes de todo el mundo podrían considerar la Ley de Ajuste Cubano un privilegio: residencia automática y facilidades laborales en Estados Unidos para cuantos hijos de la Isla toquen tierra de esa nación de manera ilegal. Instituida el 2 de noviembre de 1966, la intención de su permanencia en el tiempo, a travésde los disímiles gobiernos hasta llegar al de Barack Obama, consiste alentar salidas de Cuba por medios poco convencionales, para hacer ver a los habitantes de esta nación, desesperados por escapar de ella, y el resultado se manifiesta en un número incontable de muertes en aguas tormentosas y plagadas de tiburones, cuales las del Estrecho de la Florida. De constituir otro el objetivo, facilitarían el otorgamiento de visas para viajar de manera legal a todos aquellos que las solicitaran -el compromiso actual, e incumplido, es de 20 000 anuales-, sin las dilaciones y obstáculos burocráticos acostumbrados. También, en un momento, el acuerdo radicó en que las autoridades norteamericanas devolverían a quienes encontraran en el mar y ello derivó en la política de "pies secos", "pies mojados", otro subterfugio con el mismo fin. Al tocar suelo de ese país, los "balseros" pueden acogerse a los derechos concebidos por la Ley de Ajuste Cubano, de lo contrario, son repatriados. Nada más fácil que hacer la vista gorda cuando no importa la vida de los demás, sino ganar en supuestos "argumentos" políticos. Precarias embarcaciones, construidas a base de poliespuma, embases plásticos, o cualquier material a mano, son utilizadas como transporte para la travesía de 90 millas. Muchas veces la tripulación incluye niños, sin edad para decidir, atrapados en el deseo de sus padres de alcanzar "el sueño americano". Tal vez quien lea estas líneas podrá encontrar similitudes con las condiciones inhumanas en las que cruzan inmigrantes desde toda Latinoamérica hasta Estados Unidos. Mas, a los cubanos, las sirenas les cantan al oído, ocasionando se estrellen contra las rocas.

Descarga la aplicación

en google play en google play