Escúchenos en línea

Demandan cierre de Escuela de Asesinos en EU

Atlanta. Télam. | 2 de Noviembre de 2011 a las 00:00
Anuncian para este 20 de noviembre una masiva protesta en EE.UU contra la tristemente célebre Escuela de las Américas, donde miles de militares latinoamericanos recibieron entrenamiento especializado en represión interna, bajo el lema "Cierren la escuela de asesinos". Será la 12a. peregrinación organizada por el SOA Watch, cuya acción directa no violenta llevó a muchos de sus adherentes a sufrir draconianas penas de prisión. En ocasiones anteriores sumaron decenas de miles a esa marcha, y la severa represión no parece haberlos desanimado. Su protesta incluirá también la defensa de los inmigrantes ante las nuevas políticas y leyes represivas implementadas en varios estados, incluyendo a Georgia. El 18 de noviembre se manifestarán frente a la cárcel de inmigrantes de Lumpkin, en ese Estado, en el que se han denunciado abusos y malos tratos a los inmigrantes en proceso de deportación. Entre los logros de la acción política de estos activistas se destaca una reciente carta de decenas de legisladores del congreso estadounidense, mayoritariamente demócratas pero también algunos republicanos, que con fuertes argumentos reclamó al presidente Obama el cierre de esa escuela militar. Notablemente, incluye un párrafo que dice "...para lograr un cambio duradero en los militares latinoamericanos, serviría mejor los intereses de los EE.UU si las naciones adoptaran programas de derechos humanos, tal vez modelados en el ejemplo de Argentina", para pasar luego a una descripción elogiosa de los programas establecidos en nuestro país en 2006 cuando se cerró la participación de militares locales en aquella escuela estadounidense. La Escuela de las Américas (SOA) fue creada en Panamá en 1946,y desde entonces ha graduado a más de 60.000 militares latinoamericanos en cursos tales como guerra sicológica, contrainsurgencia, tácticas de comandos y técnicas de interrogatorio. Doce argentinos figuran entre los "graduados notorios" compilados en www.soaw.org: entre ellos, los generales Leopoldo Galtieri y Roberto Viola, y el coronel Mario Davico, oficial de inteligencia enviado entre otros por la dictadura militar en 1980 para asesorar al Batallón 3-16 del ejército de Honduras, al que enseñó el "método argentino" de represión. Este `sistema` incluía "detenciones arbitrarias, tortura, ejecuciones extrajudiciales y métodos de disponer de los cuerpos de las víctimas", según el reporte de la organización de derechos humanos Americas Watch titulado "Los hechos hablan por sí mismos". Los vínculos entre estas "enseñanzas" y la Escuela de las Américas quedaron en evidencia cuando en 1996 el Pentágono se vio obligado a hacer públicos sus manuales de entrenamiento, que incluyen muchas de esas técnicas aplicadas por los represores latinoamericanos. Han pasado por sus cursos muchos de los responsables de las peores violaciones a los derechos humanos en Latinoamérica, principalmente en las represiones en Centroamérica de los años 80. Pero aún hoy, un miembro de la organización criminal mexicana llamada "los Zetas" y ex-miembro de las fuerzas especiales mexicanas, Jesús Enrique Rejón Aguilar, confesó tras su arresto que ayudó a reclutar miembros de las fuerzas especiales entrenados en Fort Benning. Los Zetas ganaron notoriedad internacional como autores de recientes y terribles masacres en la guerra del narcotráfico que desangra a México. Cuando bajo la presidencia de Omar Torrijós, en 1984, Panamá recupera el control del Canal de Panamá, la SOA se traslada a Fort Benning, estado de Georgia, EE.UU. Ya bajo fuerte presión por las protestas públicas, impulsadas y organizadas principalmente por SOA Watch, en el 2000 cierra la Escuela de las Américas, sólo para reabrirse a los 20 días como el "Instituto de Cooperación para la Seguridad Hemisférica", "WHINSEC" por sus siglas en inglés. El "SOA Watch", traducible como "Observatorio de la Escuela de las Américas", es una organización fundada por el sacerdote católico de la orden Maryknoll Roy Bourgeois. En 1995 comienza el método de manifestarse anualmente frente a Fort Benning: el 16 de noviembre de ese año un grupo del SOA simula la masacre de los jesuitas salvadoreños frente a la entrada del cuartel escuela. Son condenados todos a penas de 2 a 6 meses de prisión en cárceles federales, por "allanamiento de morada". Las marchas contra la SOA en Fort Benning incluyen "cruzar la línea" por parte de algunos voluntarios. Esto es traspasar el límite de la propiedad del cuartel. Las penalidades por este delito federal son draconianas, y aplicadas en ocasiones con máximo rigor. Pero el gran número de manifestantes ha limitado la acción judicial en años como 1997, 1999 y 2000. Aunque en el 2002 la justicia federal reconoce el derecho de reunión, permitiendo a SOA Watch manifestarse frente a Fort Benning, las detenciones y condenas continúan en los siguientes años con igual rigor.

Descarga la aplicación

en google play en google play