Escúchenos en línea

Cambios positivos por llegada de latinos a Kansas

Wichita. Impre. | 3 de Noviembre de 2011 a las 00:00
Con 14 años, Dora López emigró a un estado que le resultaba desconocido y en el que no entendía nada de lo que decían. Sin apenas habitantes latinos, el desafío para esta mexicana comenzó en la escuela. "Me tuvieron que regresar a mi casa porque no sabían qué hacer conmigo. Nadie hablaba el español y yo no aprendía el inglés", recordó López, quien llegó hace 25 años a Wichita y trabaja en la primera tienda mexicana que se abrió en la ciudad. Hoy día no hubiera tenido aquel problema. No sólo hay ya escuelas bilingües donde se ofrecen servicios y clases en inglés y español sino que a lo largo de los años han ido llegando más familias hispanas que han ido creando sus propias comunidades pese al reto del idioma. A mediados de la década pasada, el superintendente de las escuelas públicas de Wichita notó que en todos los planteles salvo en uno había quejas por parte de los padres de estudiantes hispanos a los que no se les trataba igual que al resto de familias. La excepción era la escuela que dirigía Dalia Gutiérrez. "El superintendente sabía que yo estaba haciendo algo bien porque nunca había esas quejas en mi escuela, y eso era porque yo hablo español", comentó Gutiérrez, quien primero había sido maestra. Fue así como surgió la idea de que el distrito escolar contara con un centro de servicios multilingües que ahora dirige Gutiérrez para brindar ayuda a todas las familias inmigrantes cuyos padres e hijos no dominan el inglés. "El superintendente me pidió que empezara a ver qué ideas tenía para servir de ayuda a los padres y así tuvieran buenas experiencias con las escuelas, ya que había que entrenar a los maestros y los trabajadores con esos estudiantes", agregó. "Se pensaba que si no aprendían bien el inglés era culpa de los estudiantes. Todo eso ha cambiado mucho". De los cerca de 50,000 mil alumnos en las escuelas de Wichita, unos 15,000 son latinos y casi la mitad aún están aprendiendo el inglés. El crecimiento hispano en las aulas seguirá de forma continua en los próximos años. Uno de cada cuatro niños que cursa el kínder habla otro idioma distinto al inglés en su casa y en el 80% de los casos son hispanos. "En la línea de ayuda en español cada vez hay más llamadas telefónicas porque los padres saben que hay ese servicio. Ese es un indicador de que los números están aumentando", comentó Luis Vargas, coordinador del programa de educación para familias migrantes en las escuelas de Wichita. Según los datos del Censo 2010, la población hispana en Kansas ha aumentado un 59.4% respecto a 2000 y supone ya el 10.5% de la población. "Algunas escuelas primarias tienen 90% de estudiantes hispanos", dijo por su parte Yolanda Camarena, presidenta de la Fundación Hispana para la Educación y Desarrollo de Kansas. "Ha habido mucho crecimiento de la población latina gracias a las familias que llegaron para trabajar en la manufactura o en las empacadoras de carne". Muchas de esas familias han llegado también atraídas porque Kansas es considerado un estado muy asequible para vivir, lo que ha condicionado que se corra la voz entre los mismos amigos o familiares y cada vez hayan sido más quienes deciden asentar su nuevo hogar en esta región. Sin embargo, aún así "los hispanos necesitamos estar en todos los niveles de gobierno por los números que estamos viendo ahora", agregó Camarena en relación a que apenas hay hispanos en puestos electos debido a que falta la conexión entre los estudiantes que terminan la secundaria y la universidad, así como con los puestos profesionales y la participación cívica. "Necesitamos una comunidad preparada. No podemos sostener la economía si no se prepara bien a la fuerza laboral", dijo Camarena. "Tenemos que mirar cómo mejorar [ante el problema de] la deserción escolar, porque entre los hispanos es muy alta, y ver cómo podemos conceder becas para los jóvenes porque la educación es el gran ecualizador". Kansas permite que los estudiantes indocumentados paguen el mismo precio de las colegiaturas como cualquier otro residente y pueden optar también por las becas que dan las universidades. "Cuando tienes educación, las barreras sociales se bajan", indicó Charlie Rivera, quien ha servido en la junta de regentes de las universidades de Kansas. "Si conseguimos que la primera generación de latinos estudie, entonces podemos tener más confianza en que la segunda generación también lo hará". Rivera creó la fundación que hoy preside Camarena con el objetivo de otorgar becas a los estudiantes hispanos. "La gente también me pregunta si doy becas a indocumentados y les digo ‘yo doy becas a todo el mundo’ porque esa pregunta no me entra en mi cerebro", añadió. "Si un muchacho quiere ir al colegio y tiene el deseo, le voy a ayudar. Eso es lo importante, más que si está aquí legal o no". Entre tanto, los latinos deciden abrirse camino estableciendo algún negocio propio. La Cámara de Comercio Hispana, que abrió sus puertas hace nueve años, cuenta ya con 275 miembros, aunque un buen sector de la comunidad latina también trabaja en otros ramos. "Tenemos mucha gente trabajando en servicios, en construcción y en la manufactura. La diferencia es que quienes vienen de México no tienen la preparación que traen quienes llegan de otros países", dijo Abel Pérez, director de la Cámara. "Hay gente que trabaja duro pero no pueden avanzar porque trabajan en limpieza o construcción. Les digo que para avanzar lo mejor es aprender el inglés, porque también necesitamos más personas que sean profesionales y tengan sus títulos". "Se puede hacer mejor, pero nos quedan unos años para que eso pase", agregó. "La mayoría de la gente no vota, y hay que educarlos en eso para que sepan que el voto cuenta". "Los números no se van a ir, van a continuar aumentando. América se está hispanizando", dijo Camarena. "Hay que darles la oportunidad de trabajar y aprovechar las muchas cosas positivas que tienen los latinos".

Descarga la aplicación

en google play en google play