Escúchenos en línea

El trabajo temporal de los latinos propicia su explotación sistemática

Agencia Notimex. Desde Washington. | 12 de Marzo de 2007 a las 00:00
Un nuevo estudio sobre los programas de trabajadores temporales en Estados Unidos concluyó que estos no pueden ser la base para una reforma migratoria, porque propician abusos rutinarios que llevan a su explotación sistemática. Mary Bauer, autora de un reporte titulado "Cerca de la esclavitud: Los Programas de Trabajadores Temporales en Estados Unidos", afirmó al presentar el estudio en rueda de prensa que estos no "deberían ser la base para una reforma migratoria". Los trabajadores que vienen a Estados Unidos al amparo del Programa de Trabajadores Temporales son víctimas de abusos rutinarios que inician en sus países de origen y persisten aquí gracias a un sistema calculado para su explotación sistemática, aseguró. Según el reporte muchos de estos trabajadores reciben bajos pagos por su labor, son retenidos contra su voluntad, obligados a vivir en precarias condiciones y sin la apropiada atención médica cuando resultan heridos en su trabajo. "Nuestro trabajo no expone a algunos cuantos malos empleadores que abusan de este programa, expone un sistema, un programa que está calculado para crear un abuso sistemático", dijo la también directora de Proyecto de Justicia para Inmigrantes del Southern Poverty Law Center (SPLC). Afirmó que por ello "el Programa de Trabajadores Temporales no debería ser la base para una reforma migratoria". El reporte denunció además que en muchos casos los trabajadores que reciben una visa H2 al amparo de este programa, ven sus documentos retenidos por sus patrones una vez que llegan a Estados Unidos, y son sujetos a represalias si buscan quejarse. "Estos trabajadores no gozan de la protección más básica en el libre mercado laboral, la habilidad de cambiar de trabajo, cuando son defraudados y abusados por su empleador", dijo Bauer. De acuerdo con el SPLC, durante 2005 un total de 121 mil trabajadores temporales llegaron a Estados Unidos a ser ocupados en los sectores forestal, pesquero y de la construcción, entre otros. "Dados los muchos abusos que hemos visto en gran detalle, nos oponemos a un programa de trabajadores temporales como modelo para una reforma migratoria. Creemos que hay muchas formas de hacer el programa menos abusivo y práctico", dijo. La presentación del reporte ocurre en momentos que el Congreso se apresta a retomar el tema de la reforma migratoria con la expectativa de que este año la ley que emane del debate responda a la realidad de la inmigración y de más de 11 millones de indocumentados. Uno de los elementos considerados este año tiene que ver con un nuevo Programa de Trabajadores Temporales, como respuesta al fenómeno de los cruces ilegales, particularmente a través de la frontera sur, y responder a la incesante demanda de mano de obra. Algunos sectores se han pronunciado contra la idea de crear un nuevo programa, en particular por el funesto recuerdo del Programa Bracero, creado en 1943 y mediante el cual millones de trabajadores mexicanos fueron traídos a laborar en los campos de Estados Unidos. El programa fue desmantelado en 1964 tras denuncias reiteradas de los abusos contra estos trabajadores y cuyos efectos reverberan en la actualidad, pero en 1996 fue revisado bajo otro nombre en el Congreso, incluyendo esta vez a trabajadores no agrícolas. Bauer informó que el reporte fue hecho llegar a legisladores en las dos Cámaras, y anticipó que su agrupación cabildeará a favor de un programa que proteja los derechos de los trabajadores y ponga fin a los abusos que continúan registrándose en su contra.

Descarga la aplicación

en google play en google play