Escúchenos en línea

«Inmigración es siempre un falta de opción»

EEUU. Agencias. | 3 de Diciembre de 2011 a las 00:00
"La inmigración es siempre un falta de opción", aseguró este sábado en México el poeta y novelista brasileño Luiz Ruffato, de visita en ese país con motivo de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara. Estar en un lugar y sentirse muy cerca de otro "es un sentimiento general en Brasil porque es un país de inmigrantes. La inmigración es siempre una falta de opción y la trágica historia de Brasil es de violencia y no pertenencia", dijo a Télam el autor de "Ellos eran muchos caballos" y "Estuve en Lisboa y me acordé de tí", dos novelas que llegaron a Argentina de la mano de Eterna Cadencia. La historia a la que se refiere "empieza con los europeos y el genocidio indígena empujándolos al interior del país; sigue con la esclavitud de africanos en los cafetales; europeos y japoneses dejando sus países por hambre en el siglo XIX; los nordestinos y mineiros como mano de obra barata paulista y carioca; y la diáspora de los hijos de la década perdida del `80 a Estados Unidos, Europa y Japón", reseñó. A su entender, "Brasil es un país que no tiene raíces y la gran tragedia de la inmigración es que no sólo deja atrás la cultura y el paisaje, también los huesos en los cementerios, aquello que nos conforma como sujetos históricos, porque el inmigrante tiene que empezar su historia de nada". "Es una lástima que hoy cuando uno habla América Latina piensa América Hispánica", planteó, y puso como ejemplo que "la gran mayoría de antologías del cuento latinoamericano ignora a los autores brasileños". Ocurre que "Brasil vive a espaldas a América Latina, siempre soñando que somos europeos o norteamericanos, cuando somos latinoamericanos con todo lo que eso significa", aseveró. Ruffato consideró que "hoy no hay ningún acercamiento entre las literaturas de América lusófona e hispanohablante", y se manifestó perplejo: "las realidades de los pueblos que forman la América Latina son tan próximas que no consigo comprender por qué estamos tan aislados, además de que la barrera inicial de la lengua no es tan grande como para provocar semejante impedimento". De cara a la apertura literaria puertas adentro del continente planteada por la FIL en su XXV edición, Ruffato opinó que "los sellos independientes son un punto fundamental, porque son las pequeñas casas editoras las que poseen la osadía de publicar autores que escriben obras diferentes y diversificadas del gusto y del interés común y masivo". "Es como Mc Donald`s y los restaurantes especializados -graficó-, nada contra Mc Donald`s, pero Mc Donald`s es el mismo sabor en todos los países, y los pequeños restaurantes hacen comidas de distintos gustos, con arte y amor". Este mineiro que reside en San Pablo, segunda generación de inmigrantes italianos, hijo de una lavandera y un vendedor ambulante, nació Cataguases, un pueblo del interior de Minas Gerais, en 1961, y tiene a los habitantes de los márgenes como eje de su narrativa. El mismo tornero mecánico, se inició en el mundo de la escritura como periodista hasta dirigir la redacción del paulista Jornal da Tarde en los 90, para dedicarse en exclusiva a la literatura desde 2000, con un estilo que reproduce el habla popular y una prosa realista que le valieron varios premios en su país. "Soy un autor de temas y un autor de lenguaje, ambos son uno y la misma cosa. Es más, soy de los que creen que cada historia sólo tiene una manera de ser narrada y que el desafío es hallar esa forma específica", aseguró Ruffato. "Para mí el lenguaje es una manifestación del contenido. `Ellos eran muchos caballos` tiene una forma fragmentaria porque intenta representar un mundo fragmentado, no concebiría una novela que intentara reflexionar sobre una ciudad compleja como San Paulo (todas la megalópolis los son) usando la vieja fórmula de la narrativa tradicional", indicó el escritor. En esa novela, Premio Machado de Assis 2001, narra un día en la ciudad de San Pablo, valiéndose de textos fragmentados, discursos cortados y una particular puntuación con la que articula piezas poéticas, microrelatos, crónicas cotidianas y titulares periodísticos. "Yo hago literatura, y literatura es -desde mi punto de vista- lenguaje, y lenguaje es recreación. Y en mi trabajo busco una síntesis, tomar todos los lenguajes artísticos y trocarlos en lenguaje literario", dijo. Esos personajes y los que pueblan "Estuve en Lisboa y me acordé de tí" se corresponden con los sectores menos favorecidos de la sociedad: "Mi mirada es de uno que se indigna con las injusticias de la vida -confirma-, sean materiales como lo social o económico, o inmateriales, cuestiones más metafísicas como la incomunicación, el desconocimiento del otro, la no pertenencia. Al cabo es siempre una preocupación por la búsqueda de la felicidad humana". Para Ruffato "escribir es un acto intencional" en el que cada experiencia "trae" algo: "de mis antepasados la inmigración y la dificultad de vivir en una sociedad segregacionista, injusta económicamente y de poca movilidad social; de mi oficio de periodista la disciplina para escribir; pero principalmente, de mi mirada indignada, los temas; de mis lecturas, la forma".

Descarga la aplicación

en google play en google play