Escúchenos en línea

Convocan boicot nacional para exigir fin a redadas

Agencia EFE. Desde Washington. | 16 de Marzo de 2007 a las 00:00
El "Movimiento Nacional 1 de Mayo", que aglomera a decenas de organizaciones pro-inmigrantes del país convocó hoy un boicot nacional para mayo próximo para exigir un fin a las redadas contra inmigrantes indocumentados y la aprobación de una reforma migratoria integral. Con el llamado "Segundo gran boicot estadounidense", los organizadores esperan que al ausentarse de los trabajos, escuelas o centros comerciales el próximo 1 de mayo, los inmigrantes logren que el Congreso apruebe una reforma que beneficie a los doce millones de inmigrantes indocumentados en EEUU. Agrupaciones de 18 estados, entre ellos California, Texas, Illinois y Nueva York, participarán en el boicot, que, como parte de un "día sin inmigrantes", evoca el radicalismo de la década de 1960 a favor de los derechos civiles de las minorías o las movilizaciones de César Chávez a favor de los trabajadores del campo. En una rueda de prensa, los activistas describieron el drama humano detrás de la política migratoria de EEUU que, a su juicio, ha separado a las familias y reprimido a la comunidad inmigrante. "Queremos que cesen las redadas, las deportaciones y la guerra contra los inmigrantes (...) ningún ser humano es ilegal", dijo el obispo Filipe Teixeira, de Boston (Massachusetts). Teixeira denunció las redadas del 6 de marzo pasado en una fábrica en New Bedford, que obligó a muchos inmigrantes a saltar hacia las gélidas aguas "para huir de hombres armados, helicópteros, perros, escuadrones anti-bomba, la policía local y estatal", así como agentes de inmigración. El obispo recordó el caso de una bebé que fue separada de su madre indocumentada y hospitalizada por deshidratación, al no poder digerir la leche enlatada que recibió. Más de 300 inmigrantes fueron detenidos en esa redada y algunos activistas quieren que el Congreso investigue los pormenores de la operación policial. Michael Keegan, portavoz del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), dijo a Efe que las redadas sólo buscan hacer cumplir las leyes que prohíben la contratación de indocumentados. "El enfoque de estas investigaciones y operaciones policiales es presentar cargos criminales contra quienes violen la ley, ya sea el inmigrante indocumentado, la organización que ayude al contrabando y tráfico de personas o la producción y venta de documentos falsos y cualquiera que contrate o ayude a los indocumentados", explicó Keegan. "En el pasado, los empleadores pagaban una fianza y no afrontaban cargos criminales. Esas fianzas incluso formaban parte de sus cálculos de hacer negocios", agregó. Keegan lamentó que en las redadas caigan inmigrantes legales o incluso ciudadanos -que son procesados y encarcelados hasta que se compruebe su estatus migratorio- pero "ese es el trabajo de los agentes". En la rueda de prensa, Emma Lozano, del grupo "Pueblo sin Fronteras", de Chicago, destacó las contribuciones económicas de los inmigrantes, al señalar que "nadie nos pide papeles cuando compramos en tiendas como Target (cadena de almacenes)". Durante su gira por cinco países de América Latina, el presidente George W. Bush reiteró su compromiso con la reforma migratoria, aunque también dijo que EEUU es un país de leyes. La oposición demócrata replica que el jefe de la Casa Blanca debe presionar a los republicanos que aún se oponen a la reforma. La convocatoria al boicot nacional se produce en momentos en que el Congreso, ahora bajo control demócrata, intenta retomar el debate migratorio, con la idea de votar la reforma antes de agosto próximo. Al igual que en 2006, esta táctica de presión pone de manifiesto las divergencias de la comunidad hispana sobre cómo lograr la regularización de los inmigrantes clandestinos. La rueda de prensa no contó con la asistencia de las principales organizaciones hispanas, ni con los que lideraron las protestas del año pasado. Sin embargo, los activistas insistieron en que tienen el respaldo del sector privado, la iglesia y grupos sindicales. "Somos gente trabajadora, no delincuentes, y queremos respeto y dignidad. Somos gente de paz y no vinimos a hacer problemas", resumió Mario Rodríguez, un trabajador mexicano del área de Freehold (Nueva Jersey).

Descarga la aplicación

en google play en google play