Escúchenos en línea

Fiscalía alemana analiza vídeos «agresivos y perversos» de célula neonazi

Berlín. EFE. | 14 de Diciembre de 2011 a las 00:00

La fiscalía federal calificó este miércoles de "agresivos y perversos" los dos nuevos vídeos hallados de la célula neonazi responsable de los asesinatos de nueve inmigrantes y una agente policial, que según las investigaciones en curso actuaba bajo el nombre de "Clandestinidad Nacionalsocialista" (NSU) desde 2001.

El departamento fiscal ha iniciado el análisis de las grabaciones, informó el fiscal federal, Harald Range, que fueron reconstruidas sobre el material encontrado en los ordenadores incautados a los miembros de la célula.

De esas cintas, realizadas presuntamente tras sus primeros asesinatos, en 2001, se deduce que el grupo tenía ya entonces claramente definida su intención de seguir con sus atentados en serie, como efectivamente hicieron hasta 2007.

Se trata de material parecido al que fue el último vídeo al completo, aparecido tras la muerte de dos de los miembros del grupo, el pasado noviembre, en que la célebre figura de la "Pantera Rosa" recorre la geografía alemana y deja constancia de cada uno de los inmigrantes asesinados en distintas ciudades del país.

El fiscal calificó de "agresivo y perverso" el contenido de esos vídeos, al tiempo que ratificaba su compromiso con el esclarecimiento completo del asunto.

Range rechazó, asimismo, las informaciones aparecidas en diversos medios alemanes, según las cuales su departamento había cometido repetidos errores en lo relativo al caso.

La policía alemana detuvo a principios de esta semana a un nuevo presunto cómplice de la célula neonazi, cuyo núcleo duro estaba integrado por dos hombres -Uwe Böhnhardt y Uwe Mundlos-, que aparecieron muertos en una autocaravana el pasado noviembre, y Beate Zschäpe, detenida desde entonces.

Esta trama neonazi salió a la luz a raíz del descubrimiento a principios de noviembre, del vehículo incendiado en Eisennach (este), de los cadáveres de Mundlos y Böhnhardt, de 38 y 34 años, que aparentemente se habían suicidado cuando estaban a punto de ser detenidos por la policía tras atracar un banco.

Poco después, Zschäpe, de 36 años, se entregó a las autoridades tras prender fuego a la vivienda que había compartido también en Zwickau con los otros dos presuntos terroristas.

La muerte de Mundlos y Böhnhardt y la detención de Zschäpe trajo consigo una serie de pruebas de una cadena de asesinatos -ocho turcos, un griego y una agente de policía- sobre los que hasta ese momento se habían barajado hipótesis distintas a las del móvil racista.

Con la detención, esta semana, del presunto cómplice se eleva a siete el número de implicados en la trama neonazi, aunque en medios alemanes se asegura que la policía tiene vigilancia a varios individuos más sospechosos de haber colaborado con ellos.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play