Escúchenos en línea

Empresarios dejan de ganar porque no pueden vender casas a latinos ilegales

Diario El Mañana, de Reynosa. Desde Pharr, Tampico. | 20 de Marzo de 2007 a las 00:00
Durante el año 2006 el sector inmobiliario dejó de ganar millones de dólares en la venta de viviendas, debido principalmente al poco financiamiento otorgado a compradores indocumentados. En un reciente estudio elaborado por la Asociación Nacional de Bienes Raíces Hispana, se calcula que cerca de 216,000 inmigrantes latinos indocumentados podrían haber calificado para algún tipo de financiamiento de acuerdo a los ingresos familiares durante el año 2006, pero por desconocimiento no realizaron la aplicación. El reporte, tomando como base el censo del 2000, apunta hacia un mercado que prácticamente está olvidado por las compañías constructoras o hipotecarias, lo que obliga a voltear a este sector que actualmente representa la minoría más grande de los Estados Unidos, en cuanto a población. El informe destaca además que muchas personas que no cuentan con documentos legales creen que no pueden tener acceso para comprar una vivienda, lo que resulta completamente falso, ya que no existe ley alguna en los Estados Unidos, que prohiba a un indocumentado poseer una casa. Los resultados arrojados por el informe resultan sumamente importantes y es claro que nadie se había puesto a cuantificar el impacto positivo de estos consumidores, por lo que la industria de bienes raíces ha perdido un monto aproximado de 44,000 millones de dólares en nuevos financiamientos a indocumentados. La empresa de bienes raíces Realtors Remax, con sede en Dallas, agrega que el informe es revelador y coincide al asegurar que muchas personas indocumentadas no cuentan con la información necesaria y por lo mismo piensan que por su situación migratoria no tienen acceso a un préstamo hipotecario. Estos probables compradores de viviendas han vivido muchos años en los Estados Unidos y tienen la voluntad y los ingresos necesarios para comprar una casa, pero no lo hacen por el temor a decir que no cuentan con documentos legales, dice Remax. Para que los inmigrantes ilegales que trabajan en los Estados Unidos, actualmente existen tres opciones para que puedan adquirir su propia casa. La opción más viable es a través del Banco Popular con sede en Houston, que es una entidad bancaria que pide entre un 20 a 25 por ciento de enganche sobre el valor de la vivienda y con un interés del 10 por ciento. El Banco Popular basa su investigación de crédito en pagos realizados como recibos de agua, electricidad, teléfono, Internet, etc. Asimismo, otras instituciones crediticias han intentado entrar al mercado, tomando como base el éxito que ha tenido el Banco Popular, tal es el caso de American General Mortage, quien impone un interés tan bajo como el 3 por ciento, dependiendo del historial crediticio de las personas. De igual manera, se prevé que en los próximos 6 meses otras instituciones lanzarán programas para atraer a las personas indocumentadas, entre las que se encuentran Bank of America y Chase Manhattan. La segunda opción para adquirir una casa, es la que presentan los dueños directos de la casa en venta y que por algún motivo quieren dejar su vivienda. En estos casos ellos financian el balance que les queda sin importar el estatus migratorio del comprador, y por lo general exigen un 10 por ciento del costo de la vivienda, con un interés mucho más bajo que un banco.

Descarga la aplicación

en google play en google play