Escúchenos en línea

Descomunal estafa a latinos desde España

Por Yolanda Marín, diario digital Latino. Desde Madrid. | 23 de Marzo de 2007 a las 00:00
Desde que comenzaron a alzar la voz los afectados, el caso de la empresa Eurowork ya olía a que iba a ser la "crónica de una estafa anunciada". Hace unos cuantos meses, la redacción de Latino empezó a recibir llamadas de personas que reclamaban su dinero a Eurowork. Denunciaban que la empresa les había cobrado a cada una 464 euros con la promesa de traer a trabajar a España a su familiar de Latinoamérica; pero Eurowork no les había cumplido. Era el gran drama de los engañados por Eurowork. Los 460 euros son más de cuatro salarios mínimos en aquellos países; por eso los afectados habían acudido a préstamos, venta de casas o coches. Se endeudaron con el fin de conseguir que sus familiares pudieran cumplir el "sueño europeo". Los afectados iban creciendo y, curiosamente, era la misma historia en todos los casos. Primero conocían a la empresa, contrataban sus servicios: 464 euros por familiar, pero ¿qué incluía? Simplemente comenzar los trámites para buscarle un trabajo con una esperanzadora y falsa promesa: en cinco meses, como máximo, ya estaba el familiar en España. A miles de kilómetros, en las oficinas de Eurowork ubicadas en Latinoamérica, formulaban las mismas promesas y, en algunos casos, como el de Perú, aseguraban que los que comenzaran los trámites con Eurowork tendrían trabajos en España en menos de tres meses. En España, al pasar meses y meses y nada, los afectados iban a las oficinas, las distintas que se crearon en Madrid, Murcia y Barcelona. Las respuestas eran las mismas para todos los afectados: "el INEM (Instituto Nacional de Empleo) todavía no nos ha mandado la oferta", los "ordenadores no funcionan" o, simplemente, "espere". Así iban pasando, uno tras otro, todos los clientes de Eurowork, todos latinoamericanos, tanto acá como allá, pidiendo explicaciones, primero por la oferta de empleo y, después de transcurrir el tiempo prometido, solicitando la devolución de su dinero. La confianza en la empresa ya iba perdiéndose poco a poco. Sólo algunos lograron recuperar el dinero. A su vez la "chispa" saltó en septiembre de 2006. La oficina de Cuenca, Ecuador, fue intervenida: Orbe Gamaliel Castillo Jaramillo y su hija, Johanna Castillo Andrade, gerente y administradora de Eurowork respectivamente, fueron detenidos, acusados por un fiscal de "estafa relacionada con migraciones ilegales". La noticia empezó a correr de boca en boca entre los afectados, tanto en España como en Ecuador, pero la empresa había suspendido las devoluciones, aunque había documentos firmados en los que Eurowork prometía que en 45 días devolvería el dinero. Después del suceso en Ecuador, se inició un efecto dominó dejando de operar todas las oficinas. Cierra la de Murcia. También cierra Barcelona. Los teléfonos de estas ciudades ya no estaban operativos y el mensaje para los afectados era que volvieran después de las festividades navideñas. A la vuelta de estas vacaciones en Madrid sólo atendían por teléfono y su gerente en España, Mónica González Gómez, dijo que "según la política de la empresa, nuestros asesores nos han dicho que hagamos atención telefónica": Luego dijo otra cosa: "el Ayuntamiento de Madrid me ha pedido una licencia de atención al público, que implica una reforma brutal". Cuando la señora González hace estas declaraciones a Latino, en Eurowork ya ni contestaban al teléfono, momento en el que las denuncias empiezan a crecer. En Trujillo, Perú, pasa igual: Eurowork deja de operar el 6 de febrero de 2007 y aumentan las denuncias. Mientras, en Lima la oficina sigue funcionando como si no pasara nada; la gerente allí, Rosmery Dawson, admite que de 900 personas que pagaron ninguna había viajado. Un mes después, el 2 de marzo, cerró. La de Medellín, Colombia, sólo atiende, a puerta cerrada, a las personas que quieran asesorarse sobre qué deben hacer para denunciar.

Países afectados

HONDURAS. La Secretaría del Ministerio de Trabajo de Honduras informó a Latino que el caso Eurowork Honduras S.A. "resultó un intento de estafa" que culminó en un allanamiento realizado por las autoridades policiacas (foto). Según el diario El Heraldo, que se hizo eco de la noticia en noviembre de 2004, Eurowork Honduras habría estafado a 297 personas. ESPAÑA. La que se denomina gerente de Eurowork Global España S.A, Mónica González, nunca dio datos sobre los que pagaron en España. Sin embargo, fuentes de la Policía señalaron a Latino que podrían ser más de 800 personas las estafadas, cifra que podría crecer. En España primero se abrió Eurowork Hispania S.L. constituida el 9 de febrero de 2005. Figura como administrador único Luis Batlle Vilaseca. Por otro lado figura como administradora de Eurowork Global S.A, constituida el 25 de mayo de 2006, Mónica González Gómez. En España hubo oficinas en Madrid, Barcelona, Murcia y Granada. ECUADOR. El que fue gerente de Eurowork Ecuador S.A., Orbe Gamaliel Castillo y su hija Johanna Castillo (foto), quien fue administradora, se encuentran detenidos desde septiembre de 2005 con cargos de estafa relacionada con migraciones ilegales. Están a la espera de juicio. La Fiscalía de Cuenca informó a Latino que "hay 2.000 personas afectadas y se les devolvió el dinero a unas 20". COLOMBIA. La gerente de Colombia, Paula Marcela Duque Rico (foto), se encuentra aún en la oficina de Medellín dando información (a puerta cerrada) a los afectados para que pongan denuncias. Según ella, la empresa cobró a 1.344 personas en Medellín, de las cuales se les devolvió dinero a 132 y viajaron 3. Eurowork Colombia S.A se fundó el 23 de noviembre de 2005. En la junta directiva figuran dos personas: Luis Batlle Vilaseca y Ariel Arturo Vargas. PERÚ. En Perú figuraban dos oficinas: en Trujillo que cerró este febrero, y en Lima. Esta última era la central de Latinoamérica, la cual cerró hace dos semanas. Su gerente, Rosmery Dawson (foto), confirmó en entrevista con Latino a principios de febrero que se habían inscrito 900 personas, pero ninguna había viajado hasta ese momento. Comenzaron a operar a finales de 2005. MÉXICO. Según informes del propio Eurowork, la empresa también tenía sede en la capital mexicana. Sin embargo, una periodista de Latino comprobó que en la dirección que facilitaban, calle Elena Arizmendi, 22, ubicada en la Colonia del Valle, una zona bonita del D.F., se encuentran abandonadas las oficinas y sólo se escucha el eco del timbre.

Descarga la aplicación

en google play en google play