Escúchenos en línea

Marchas pro y anti inmigración en calles de Los Angeles

Agencia AP. Desde Los Angeles, California. | 26 de Marzo de 2007 a las 00:00
Manifestaciones contrapuestas conmemoraron el domingo el primer aniversario de una manifestación de medio millón de personas a favor de los derechos de los inmigrantes. Las concentraciones del domingo distaron de atraer a las multitudes del evento que conmemoraban. Cerca de 500 activistas de grupos de derechos de inmigrantes marcharon a un céntrico edificio de oficinas del gobierno en reclamo de una reforma migratoria, en tanto que un contingente más pequeño de manifestantes opuestos a la inmigración exigieron un control más estricto de las fronteras de Estados Unidos. La hilera de manifestantes a favor de la inmigración era demasiado delgada como para rodear el edificio federal como se había planeado. Pero pese a una participación menor a lo anticipado, la organizadora del mitin Marta Rojas dijo que el evento del año pasado dio inicio a un movimiento importante. "El gobierno está comenzando a escuchar", expresó. "Empiezan a ver la fuerza de los inmigrantes. Documentados e indocumentados están manifestándose". Previamente, cientos de personas asistieron a un acto por los derechos de los inmigrantes en el estadio Los Angeles Sports Arena donde hablaron el alcalde angeleño Antonio Villaraigosa y el presidente de la legislatura de California, el demócrata Fabían Núñez, y que fue amenizado por mariachis. La marcha del 2006 vino tras una legislación aprobada por la cámara de representantes de Estados Unidos que tipificaría como delito grave entrar a Estados Unidos de manera ilegal. Algunos manifestantes el domingo llevaban carteles que decían "Legalización ahora" y "Somos trabajadores, no terroristas". Jefferson Azevedo, inmigrante brasileño, dijo que no consideraba a ningún inmigrante ilegal. "Todos sabemos que esto es territorio mexicano", expresó. "Ellos no cruzaron la frontera. La frontera los cruzó". Mientras tanto, algunos cientos de manifestantes de grupos contrarios a la inmigración ilegal, incluidos Save Our State y Minuteman Project, sostenían carteles que decían "Derechos Civiles en México" y "Ninguna amnistía para indocumentados". Esther Lofton, de 76 años, dijo que estaba representando a "mi comunidad, la comunidad negra de Watts _ un área que ha visto un gran incremento de inmigrantes hispanos en la última década. Lofton dijo que está en contra de la inmigración ilegal sin importar la raza. "Estoy aquí no sólo combatiendo a los hispanos", dijo, acorralada junto a otros manifestantes en una esquina por la policía en el área del centro. "Estoy aquí para combartir la inmigración ilegal. Esta es mi primera marcha, pero espero lograr que algo surja de esto". Algunos activistas a favor de la inmigración provocaron al grupo desde el otro lado de la calle.

Descarga la aplicación

en google play en google play