Escúchenos en línea

Cacería de ilegales paraliza una fábrica en Massachusetts

Agencia AP. Desde New Bedford, Massachusetts. | 28 de Marzo de 2007 a las 00:00
Michael Bianco Inc. era una pequeña fábrica de artículos de cuero que obtuvo contratos de las fuerzas armadas a tal ritmo que su fuerza de trabajo se cuadruplicó en un lapso de escasos años. Funcionarios federales dijeron que ese crecimiento se hizo con el esfuerzo de inmigrantes ilegales. El Servicio de Inmigración y Aduanas envió a sus agentes el 6 de marzo quienes detuvieron a 361 trabajadores, y arrestaron además al dueño de la empresa y a tres gerentes. Pese a ello, dentro de la fábrica, las máquinas de coser continúan trabajando al límite de su capacidad, mientras el resto de los obreros que no fueron detenidos o deportados siguen fabricando mochilas y chalecos para soldados norteamericanos emplazados en Irak y en Afganistán. El dueño de la fábrica, Francesco Insolia, ha regresado al trabajo, luego de su arresto, y la compañía dice que más de 400 personas han solicitado empleo para suplir las vacantes causadas por el allanamiento. Y aliados insólitos han salido en defensa de la empresa debido a lo que está en juego: 91 millones de dólares en contratos del ejército y centenares de empleos disponibles en una zona donde la tasa de desocupación casi duplica la tasa nacional. "Consideramos esos 361 puestos de trabajo como nuevos empleos en New Bedford para residentes calificados y legales", dijo el alcalde de New Bedford Scott Lang. "Quiero que esos contratos se mantengan en la ciudad". El alcalde quiere que Insolia renuncie a su puesto y que la compañía sea declarada en sindicatura en un intento por demostrar al Pentágono que los dólares federales están siendo bien invertidos. Michael Bianco tenía 85 empleados en el 2002, cuando comenzó a ganar licitaciones para abastecer al ejército con indumentaria. Llegó a 325 obreros en el 2004, tras obtener 82 millones de dólares en un contrato para fabricar chalecos y mochilas. El ejército otorgó el año pasado otro contrato por 138 millones de dólares a Bianco, y ha pagado ya 47 millones de dólares por productos entregados. El resto de los 91 millones de dólares, así como contratos futuros, han sido suspendidos mientras se espera el resultado del caso. Bianco continúa bajo contrato para producir 64 millones de dólares en artículos para un contrato del Pentágono que concluye en agosto.

Descarga la aplicación

en google play en google play