Escúchenos en línea

Aumentan sospechas de que el padre salvadoreño mató a sus hijos

Agencia AP. Desde Frederick, Maryland. | 29 de Marzo de 2007 a las 00:00
La policía informó que el salvadoreño Pedro Rodríguez se suicidó ahorcándose y sus hijos, con edades entre uno y 9 años de edad, fueron hallados en sus camas, muertos por razones aún desconocidas. En tanto que el jueves aumentaban los esfuerzos por localizar a la madre de 25 años, en medio de informes sobre que su matrimonio pasaba por graves problemas, los residentes de la comunidad adoptiva de la pareja salvadoreña planeaban una vigilia a las afueras de su casa. Rodríguez estaba tan dedicado a sus cuatro niños que le dijo a sus amigos que moriría por ellos. En vez de ello, sus cuerpos y el suyo fueron encontrados juntos el lunes en la casa de tres recámaras que compartían con la esposa desaparecida de Rodríguez, Deysi M. Benítez. Oscar Velázquez trabajó con Rodríguez en la fábrica de puertas para viviendas de la compañía Masonite International Corp. cerca de Frederick. Masonite, con sede en Tampa, Florida, anunció el 15 de marzo que cerraría la planta en julio, dejando sin empleo a 70 trabajadores. Velásquez dijo que Rodríguez, de 28 años, dejó de presentarse desde la siguiente semana. La última vez que Velásquez vio a Rodríguez en el trabajo, "se veía muy extraño". Mencionó que Rodríguez prefirió estar solo a la hora del almuerzo en vez de unirse a sus amigos en la cafetería de la planta como era costumbre y hablar sobre el trabajo y sus hijos. Ellos eran el centro de la vida de Rodríguez, Velásquez dijo, la razón por la que había tomado un segundo empleo en un restaurante para complementar los cerca de 15 dólares la hora que ganaba por tener una antigüedad laboral de cinco años. "Mencionó que moriría por sus hijos", expresó Velásquez. "Si los niños tuviesen hambre a la una de la madrugada, saldría a la una de la madrugada". José López, inmigrante mexicano quien vivió con la familia en el 2005 antes de que el menor de los hijos naciera, dijo que Benítez "era muy estricto con él y que le prohibía que trajera a sus amigos a la casa. Tras cuatro años y medio de vida matrimonial, la relación de la pareja estaba en tensión, afirman familiares. El hermano de Rodríguez, Angel Rodríguez de Los Angeles, contó a The Washington Post que Benítez había tenido una aventura. La hermana de Benítrez, Angela Benítez en El Salvador, mencionó a The Associated Press que Benítez había sido golpeada por su marido y quería separarse. La última persona que vio con vida a Benítez fue un vecino, el 18 de marzo, mientras ésta realizaba sus actividades normales, según informó el teniente del departamento de policía Thomas Chase. Las llamadas realizadas a su celular no han recibido respuesta desde aquel entonces, y no se presentó para trabajar el 21 de marzo en el restaurante Outback Steakhouse, informó Chase. Añadió que la policía no ha podido localizar la ubicación del teléfono celular a través de señales de radio trianguladas porque el teléfono está apagado. La policía, intentando tener todas las opciones cubiertas, dragó un pequeño lago el jueves cercano a la casa. También examinaron los tres vehículos de la familia en busca de pistas en una cada vez más frustrante pesquisa. No se tienen nuevas pistas desde el martes, remató Chase.

Descarga la aplicación

en google play en google play