Escúchenos en línea

Francés Hollande coquetea con la derecha en inmigración y velos

París. Terra.es | 27 de Abril de 2012 a las 00:00

El favorito para la presidencia francesa Francois Hollande asintió con los votantes de extrema derecha que podrían decidir el balotaje diciendo el viernes que limitaría la inmigración durante una crisis económica y ratificaría la prohibición de usar velo en público.

Según los sondeos, el candidato socialista ganaría la segunda ronda del 6 de mayo contra el presidente de centroderecha Nicolas Sarkozy. La única esperanza para el líder conservador es capturar a los votantes que eligieron al Frente Nacional de extrema derecha el domingo.

El presidente ha virado notoriamente a la derecha en temas como la inmigración y el Islam desde que la líder Marine Le Pen obtuvo el 17,9 por ciento de los votos. Hollande dijo que los votantes del Frente Nacional deben ser escuchados, pero se ha resistido a seducirlos abiertamente.

"En un período de crisis, como el que estamos experimentando, limitar la inmigración económica es necesario y esencial", aseguró.

Hollande respondió con evasivas cuando le preguntaron, en horario central de televisión el jueves, si piensa que hay demasiados extranjeros en Francia, tal como aclamaron Sarkozy y Le Pen en discursos de campaña.

Aclarando su posición después de que sus evasivas provocaron críticas, el viernes dijo a la radio RTL que, si fuera elegido, haría que el Parlamento fijara una cuota anual para los extranjeros de afuera de la Unión Europea que vengan a Francia a buscar trabajo.

"Siempre habrá inmigración legal. ¿Se puede reducir el número? Ese es el debate", dijo Hollande, destacando que Sarkozy ya había bajado la meta anual del Gobierno para los inmigrantes económicos de 30.000 a 20.000.

"En mi opinión, ese es el tipo de nivel que aplicaría en tiempos de crisis. En cualquier caso, los números serán manejados", agregó.

Hollande también dijo que mantendrá y aplicará una prohibición contra todos los velos musulmanes, conocidos como niqab o burqa, a pesar de que se abstuvo en una votación parlamentaria cuando Sarkozy propuso la ley.

Su comentario pareció destinado a compensar los intentos de Sarkozy de pintarlo como demasiado suave hacia el Islam radical, sobre todo cuando declaró que un experto musulmán suizo había apoyado a Hollande para presidente. El académico Tariq Ramadan negó que respaldara a algún candidato.

La gran cantidad de votos recibidos por Le Pen reveló la frustración de muchos votantes ante el creciente desempleo. La líder propone dar preferencia a los franceses para nuevos empleos, beneficios sociales y viviendas públicas y penalizar a las firmas que empleen a inmigrantes ilegales.

Sarkozy apeló exitosamente a los votantes de extrema derecha en la segunda vuelta para lograr su primer mandato en el 2007, pero enfrenta una tarea mucho más difícil en esta oportunidad por los graves problemas económicos.

Una carrera electoral dominada desde el principio por la economía ahora se reduce a si Sarkozy podrá atraer a una cantidad suficiente de votantes de Le Pen para superar la ventaja de 6 a 10 puntos porcentuales que le lleva Hollande en los sondeos.

Una encuesta de Harris Interactive publicada el viernes reveló que el 31 por ciento de los votantes de Le Pen planea abstenerse el 6 de mayo, mientras que el 48 por ciento votaría por Sarkozy y el 21 por ciento por Hollande.

La mayoría de los cálculos indican que el presidente necesitaría el 80 por ciento de los votantes de la líder del Frente Nacional para alcanzar la reelección. (Reporte de Alexandria Sage, Brian Love, Elizabeth Pineau y Leigh Thomas. Escrito por Alexandria Sage)

 


Descarga la aplicación

en google play en google play