Escúchenos en línea

Autoridades ya saben cómo mataron a los niños salvadoreños de Maryland

Agencia AP. Desde Frederick, Maryland. | 2 de Abril de 2007 a las 00:00
Las tres niñas salvadoreñas halladas muertas en su casa la semana pasada fallecieron por asfixia, mientras que su hermanito de tres años fue asesinado con golpes en la cabeza, revela el lunes la policía, que sigue buscando a la madre. La policía se abstuvo de decir si había hallado armas en la vivienda, pero indicó que por ahora no tenía sospechosos en la muerte de los niños. Tampoco tiene pistas del paradero de la madre, Deysi M. Benítez, de 25 años. Las autoridades revisaron listas de pasajeros de aviones, emitieron alertas en los puestos fronterizos y dragaron un estanque en busca Benítez, sin resultados. El teniente de la policía Thomas Chase dijo el lunes que comenzarán a distribuir carteles con otro nombre que habría usado Benítez, Estela Sedillo, el cual apareció en documentos encontrados en la vivienda de la mujer en el poblado de Frederick. Vecinos y compañeros de trabajo de Benítez dijeron la semana pasada que no veían a la mujer desde hacía por lo menos diez días. Tampoco había visto en varios días a su marido, Pedro Rodríguez, ni sus cuatro hijos. Los cinco fueron hallados muertos en su casa. Rodríguez se ahorcó con una soga de nylon. Parientes y conocidos del matrimonio indicaron que llegaron hace varios años a este suburbio de Washington, procedentes del poblado salvadoreño de Sensuntepeque, El Salvador. Tuvieron problemas con el idioma y de dinero. El 15 de marzo Rodríguez se enteró de que se quedaría sin trabajo en la fábrica que lo empleaba. Benítez trabajaba en un restaurante. Una hermana de Benítez, Angela, declaró a la AP por teléfono desde El Salvador que la pareja tenía problemas y que Benítez le había pegado al menos en una ocasión a su esposa, en diciembre. Yo no la vi, pero ella me llamó y me dijo que la había dejado monstruo de la cara, que por milagro de Dios no la mató, expresó la hermana. Agregó que Benítez quería separarse, pero el esposo se negaba. La pareja tenía un varón, Angel, de tres años, y tres niñas: Elsa, de nueve; Vanessa, de cuatro, y Carena, de uno.

Descarga la aplicación

en google play en google play