Escúchenos en línea

Chicago conmocionada por asesinato de jovencito latino

Agencia EFE. Desde Chicago, Illinois. | 2 de Abril de 2007 a las 00:00
La muerte a golpes de un joven estudiante latino de 17 años, hijo de inmigrantes guatemaltecos, ha sacudido a la comunidad hispana de Chicago y a la sociedad en general por la brutalidad del crimen. El cuerpo de Christopher Pineda, alumno de la secundaria Whitney Young, fue encontrado este fin de semana bajo un puente abandonado en el canal de Cal-Sag de la vecina ciudad de Blue Island, al noroeste. "Por favor ayúdennos", dijo su hermana Ingrid Pineda, de 30 años a periodistas. "Esta gente está loca. Lo lastimaron tanto", expresó al ser entrevistada por el Chicago Sun Times. Según el informe preliminar del médico forense, el joven fue literalmente molido a golpes antes de ser arrojado a las aguas. La policía investiga el caso desde varios ángulos, incluido si el joven que estuvo desaparecido desde el 23 de marzo fue torturado por pandilleros, informó la vocera de la policía Monique Bond. Pineda, un buen estudiante, que no estaba involucrado en pandillas, desapareció alrededor de las cinco de la tarde de ese día , después de acompañar a su novia hasta el lugar de trabajo de ésta, cerca de la calle 108 y la Ewing, una zona aislada bordeada por el Lago Michigan y la frontera con el vecino estado de Indiana. Los familiares recibieron una pista de parte de una mujer que escuchó algo cerca de donde fuera encontrado el cuerpo. La mujer dijo a la novia del joven, Lisbet Salinas, que escuchó a algunos adolescentes decir que vieron a un joven que fue llevado en un automóvil hasta un campo abierto, donde fue golpeado. La mujer también dijo que jóvenes del barrio habían estado gritando insultos "anti-mexicanos" a un muchacho; pero que éste les contestó: "soy de Guatemala". Christopher era el único de seis hermanos guatemaltecos nacido en Chicago, y el primero camino a terminar la educación secundaria en la familia. Era alumno de la prestigiosa Whitney Young Magnet High Schools, uno de los centros del sistema de educación pública de Chicago dedicado a estudiantes sobresalientes. Según su familia, luego ingresaría a la Universidad de Illinois de Chicago (UIC) con intenciones de especializarse en negocios. Amante del baloncesto y del rap, era muy orgulloso de su herencia guatemalteca y vestía a menudo los colores celeste y blanco de la bandera del país donde nacieron sus padres. "Era un buen muchacho, estudioso, no fumaba, bebía o tenía vinculaciones con pandillas", declaró la directora del colegio Joyce Kenner. "Estaba enfocado en los estudios, en obtener el diploma de secundaria y en ir a la universidad", agregó. Su hermana Ingrid, por su parte, afirmó que el joven "nunca se involucró en una pelea", y dijo que "sería el primero en alejarse si alguien se le aproximara para reclutarlo para una pandilla". La víctima vivía en el barrio Las Empacadoras, del suroeste de Chicago, con una mayoría de población latina y un grave problema de pandillas que cobra muchas vidas entre la juventud todos los años. La vocero policial dijo que los investigadores han revisado las grabaciones de una cámara de vigilancia de un banco situado cerca de la calle 100 y Ewing, donde Christopher fue visto con vida por última vez, para ver si brinda alguna luz sobre el caso. Los ex compañeros de la víctima, que habían reunido cinco mil dólares para ofrecer una recompensa a quien informara sobre su paradero durante la desaparición, donaron el dinero para ayudar en los gastos del entierro y resolvieron realizar una ceremonia de recordación el nueve de abril cuando se reanuden las clases.

Descarga la aplicación

en google play en google play