Escúchenos en línea

Mexicanos viven atemorizados en medio de la guerra del narco

Ciudad de México. Agencias. | 22 de Mayo de 2012 a las 00:00

México es el país más peligroso del mundo para los periodistas, según Campaña Emblema de Prensa México es el país más peligroso del mundo para los periodistas, según Campaña Emblema de Prensa.

La detención de ‘El Loco', Daniel de Jesús Elizondo Ramírez, jefe de los Zetas en Cadereyta, confirmó que este sanguinario cártel fue el autor de la masacre de Nuevo León, donde fueron hallados 49 cadáveres al costado de una ruta. El objetivo era culpar a los otros cárteles (el de Sinaloa y el del Golfo) y que las autoridades profundizaran la guerra contra ellos. Sin embargo, aún hay una incógnita que no se ha esclarecido: ¿A quién pertenecen los cadáveres?.

Las suposiciones iniciales señalaban que las víctimas eran integrantes de bandas dedicadas al narcotráfico. Sin embargo, en las últimas horas surgieron versiones de que entre las víctimas podría haber inmigrantes indocumentados. Otros temen que hayan sido víctimas elegidas al azar.

Esta teoría crece debido a que los cárteles están buscando nuevas estrategias para profundizar su poder y han demostrado no tener miramientos a la hora de asesinar a quien sea para conseguir sus objetivos.

Ante este panorama, se ha exigido a las autoridades que realicen exámenes de ADN para intentar averiguar las identidades de las víctimas.

Más allá de las hipótesis, en México hay una certeza: nadie vive tranquilo. La gente, especialmente en el noreste y noroeste del país, donde los cárteles libran una batalla sangrienta, vive atemorizada porque en cualquier momento puede convertirse en víctima de esta guerra.

Ya no son narcos, políticos, integrantes de las fuerzas de seguridad o periodistas que cubren el narco los que pierden la vida. Hace poco, en Jalisco, entre los cuerpos de 18 personas había taxistas, estudiantes y empleados. La gente "vive un calvario", cuentan los especialistas.

"Qué más quisiera uno que la estrategia de combate a las bandas delincuenciales se restringiera a una trinchera en la que se atacan sólo entre ellos. Pero esto no es cierto", dice a Teinteresa.es Juan Francisco Torres Landa, secretario general de la organización México Unido Contra la Delincuencia (MUCD).

La cifra oficial indica que cuando se cumplan seis años de la llegada de Felipe Calderón al poder en México la cifra de muertos en la ‘guerra contra el narcotráfico' alcanzará los 60.000. Según el gobierno, prácticamente todos tenían vinculación con el crimen organizado. Sin embargo, Torres Landa afirma que no hay ninguna investigación sólida que permita afirmar que todos los muertos están relacionados al narcotráfico.

Gente en medio de una guerra

En el norte del país, en todo el ancho de la frontera entre México y Estados Unidos, los cárteles del narcotráfico están inmersos en una guerra. Allí, la gente vive atemorizada. La extorsión de los delincuentes se ha vuelto moneda corriente. Pero ni siquiera pagar esa ‘cuota' garantiza la tranquilidad. En una de sus ‘narcomantas', el ‘Chapo' Guzmán amenazó con asesinar a cualquier persona que pagara la ‘renta' a los Zetas en Nuevo Laredo.

Hay lugares emblemáticos que confirman que la gente vive inmersa en el pánico y con un futuro incierto. En el Estado de Tamaulipas, la ciudad de Tampico, hubo una escuela que tuvo que cerrar porque la matrícula se redujo en más un 80%. Era el colegio de la clase empresarial del distrito, por lo que la salida de esa gente de la ciudad generó una "espiral destructiva". "La salida de los empresarios genera una caída en la actividad económica, genera desempleo. Hay ciudades que están a punto de colapsar", explica Torres Landa.

El especialista señala que en los últimos cuatro años se está produciendo un "éxodo masivo" a Texas, Estados Unidos. No obstante, aclara que también hay una porción importante de la población que no puede irse de los lugares y se acostumbra a vivir atemorizada y a convivir con cabezas y cadáveres descuartizados.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play