Escúchenos en línea

Inmigrante mexicana inicia huelga de hambre dentro de templo metodista

Agencia Notimex. Desde Chicago, Illinois. | 6 de Abril de 2007 a las 00:00
Elvira Arellano, la inmigrante mexicana que permanece refugiada en un templo metodista desde hace poco más de siete meses, inició este viernes una huelga de hambre en protesta por las redadas y deportaciones que realiza el gobierno estadounidense. Junto con Elvira, el reverendo Walter Coleman, pastor de la iglesia metodista Adalberto, llevará a cabo el ayuno hasta el día primero de mayo, cuando se realice la mega marcha programada en favor de una reforma migratoria. Arellano, oriunda del estado de Michoacán, indicó en rueda de prensa que decidió iniciar una huelga de hambre por 25 días como protesta en contra de las redadas y deportaciones que el gobierno de Estados Unidos insiste en llevar a cabo. "Esta es una fecha muy significativa, porque recordamos la persecución y crucifixión de Jesucristo, y por eso decimos con esta acción ¡Ya basta! Paren de perseguir y separar familias, frenen esa crucifixión de niños que separan de sus padres", refirió Elvira Arellano, inmigrante mexicana. El gobierno y el Congreso de Estados Unidos, agregó, no han tomado ninguna decisión sobre una ley de migración quebrantada, mientras millones de inmigrantes viven en las sombras y millones de niños en el miedo a ser separados de sus padres. Elvira refugiada en el templo para evitar su deportación dijo que esta no es la primera vez que realiza una huelga de hambre, pues en mayo de 2006 se mantuvo en ayuno durante 23 días en solidaridad con un grupo de trabajadores que lograron evitar la deportación. "Hoy comienzo esta huelga de hambre rogando a Dios que abra los corazones de funcionarios y legisladores para que actúen a favor de una reforma migratoria que respete el vínculo santificado entre los niños y sus padres amenazados por la deportación", expresó la mexicana. Respecto a su hijo Saúl, comentó que el pequeño, de ocho años de edad, está muy involucrado en este esfuerzo y cuenta con apoyo para la atención de sus necesidades básicas. Arellano y el padre Coleman estarán sometidos a una dieta de líquidos especiales, "pero cuando yo sienta que ya no puedo, detendré el ayuno, porque esta es mi decisión". Elvira y el reverendo invitaron a la comunidad inmigrante en todo el país a apoyar esta huelga de hambre, que iniciarán de manera formal este viernes. Además, después de una ceremonia en el templo, un grupo de apoyo llevó a cabo un Vía crucis frente a las oficinas de Inmigración y Aduanas, ubicadas en el centro de la ciudad.

Descarga la aplicación

en google play en google play