Escúchenos en línea

Con dolor de espinas, emigrantes mexicanos agradecen su éxito

Agencia AFP. Desde Atlixco, México. | 6 de Abril de 2007 a las 00:00
Para sufrir el dolor de espinas que laceran su cuerpo y 70 kilos de cadenas y grilletes a cuestas, cada año emigrantes del estado mexicano de Puebla (centro) regresan desde Estados Unidos durante Semana Santa para agradecer a Dios su éxito en el vecino país. Una capucha negra cubre el rostro de Raúl Bárcenas. Su torso desnudo carga gruesas cadenas entrecruzadas que se afianzan con grilletes en pies y manos para cumplir, junto con otros treinta hombres, una penitencia que se prolonga durante dos horas a lo largo de un kilómetro que recorren descalzos. "Lo que me motiva es la fe, brindarle algo a Dios porque he recibido muchas bendiciones, muchas oportunidades y he progresado gracias a él, por ello cada año mientras yo pueda regresaré para participar en esta procesión", dijo Bárcenas a la AFP. Minutos antes de empezar su caminar en la población de Atlixco, brazos y piernas de los "engrilletados", como se les conoce a los que encabezan la procesión, reciben una lluvia de espinas con cactáceas de la región para después colocarse en la cabeza una corona similar a la que portó Jesucristo. Radicado desde hace veinte años en Estados Unidos, este migrante hoy es responsable del área de envíos de una empresa que se localiza en Texas. "Como toda persona que llega a Estados Unidos al principio es difícil; trabajé en restaurantes lavando trastos, construyendo casas y edificios, y hace apenas seis años logré legalizar mi situación", relató. Otro participante de la ceremonia que desde hace 70 años se realiza en Puebla es Ricardo Pérez, un hombre de 32 años que radicó hasta el 2006 en Nueva Jersey y quien está de regreso en México. "Cuando me fui a Estados Unidos dejé incompleta mi promesa de participar durante tres años en esta procesión, pero ante los problemas a los que nos enfrentamos para poder cruzar la frontera refrendé mi promesa y mi manda (promesa) a Dios por todo lo que sufrimos como indocumentados", explicó. Para participar en esta procesión, los "engrilletados" deben someterse durante treinta días a una preparación física, mental y espiritual, además de ser mayores de dieciocho años. "Estas promesas son por tres años, pero hay muchos casos como el mío en los que la fe hace que participes durante veinte años consecutivos", comentó uno de los organizadores, Jaime Garcés. Las calles de Atlixco son decoradas con alfombras de aserrín que se pinta de varios colores, además de que el poblado luce motivos religiosos que contribuyen con la solemnidad del acto. Cada año, miles de personas se dan cita en Atlixco para ser testigos de la apasionada fe religiosa de estos migrantes, a quienes no les incomoda la sorpresa que expresan en su rostro las visitas. Más de cinco millones de mexicanos, de un total de once millones, viven en forma ilegal en Estados Unidos; estos dos grupos enviaron a México en 2006 remesas por 23.054 millones de dólares. El estado de Puebla, junto con Jalisco, Zacatecas, Michoacán y Guanajuato, son las entidades que según el gobierno mexicano "expulsan" el mayor número de migrantes que deciden buscar mejores condiciones de vida en Estados Unidos.

Descarga la aplicación

en google play en google play