Escúchenos en línea

Guardia Civil desaloja poblado de inmigrantes en Melilla

Melilla. Agencia EFE. | 29 de Mayo de 2012 a las 00:00

Después de casi ocho años, la Guardia Civil, en colaboración con la Policía Nacional y Local, ha desmantelado este martes en Melilla un poblado de chabolas habitado por inmigrantes, que se había convertido, sobre todo en este último año, en un asentamiento donde los incidentes se sucedían uno tras otro.

A las 6:30 horas de la mañana se ha iniciado la operación de desalojo del poblado tras la autorización del Juzgado Contencioso Administrativo de Melilla, una intervención que se ha saldado sin incidentes ni detenciones.

En el momento del desalojo, el poblado, constituido por unas 47 de estas infraviviendas, estaba ocupado únicamente por unos doce indocumentados repartidos en seis chabolas, que habían decidido pasar ahí la noche, a pesar de que, como el resto de los inmigrantes que llegan a Melilla, disponen de una plaza en el Centro de Estancia Temporal (CETI).

Los inmigrantes, que vivían en unas condiciones casi infrahumanas, estaban ahí porque así lo habían decidido de forma voluntaria, con objeto de, como ellos mismos han manifestado en alguna ocasión, contar con una mayor libertad que el régimen interno del CETI no les permitía.

En el poblado de infraviviendas hacían su propia comida, cada uno según su propia costumbre o ritual, dormían en pareja e incluso consumían alcohol, uno de los principales motivos de los continuos conflictos que se han venido generando y que hacía necesario, por motivos de seguridad, proceder al levantamiento del poblado.

"Por fin se ha restablecido la legalidad que nunca se debió quebrantar. Las chabolas nunca debieron existir", ha afirmado el delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani, en una rueda de prensa en la que ha explicado los detalles de la operación en la que han participado 57 efectivos, contando con el personal de los Servicios Operativos de la Ciudad Autónoma.

El Barkani ha defendido que el asentamiento no tenía razón de ser, como ha venido aseverando desde que tomó posesión de su cargo, sobre todo a raíz de una oleada de incidentes que han marcado los últimos meses.

Incendios provocados por los conflictos que se originaban entre los inmigrantes o reyertas, que se han saldado con una víctima mortal y varios heridos, se han sucedido de enero a mayo.

Tres reyertas y seis incendios, uno de ellos con un herido grave con quemaduras en más del 60 por ciento de su cuerpo, es el balance de 2012, aunque el suceso más trágico ocurrido en el poblado sucedió en marzo de 2010 con un incendio que costó la vida a tres subsaharianos.

En el poblado se han llegado a construir hasta 100 de estas infraviviendas, muy cerca del margen de un río en algunos casos, en un desnivel con riesgo de desprendimiento en otros, todo ello rodeado de un gran cúmulo de basura que hacía todavía más peligroso el lugar.

Al riesgo de la seguridad se unía así un problema de salubridad que ha provocado continuas quejas por parte de los vecinos de la zona, en el denominado Cerro de la Palma Santa.

Los inmigrantes cuentan con plaza en el CETI, donde actualmente hay acogidas unas 615 personas.

El centro está pensado inicialmente para 480 personas, aunque con la continua presión migratoria, sobre todo la vivida en 2005 con las avalanchas, puede llegar a acoger a unos 900 inmigrantes.

El Barkani ha querido dejar claro que no se va a permitir que se vuelvan a levantar chabolas, por lo que, cuando haya intención de levantar alguna de ellas, se actuará en consecuencia para garantizar el cumplimiento de la legalidad.


Descarga la aplicación

en google play en google play