Escúchenos en línea

Negocian nueva forma para deportar a inmigrantes mexicanos que cometen delitos

Ciudad de México. Agencias. | 30 de Mayo de 2012 a las 00:00

Estados Unidos negocia con México la deportación de inmigrantes indocumentados criminales hacia el interior del país vecino del sur en lugar de liberarlos en la frontera, con la esperanza de dejar de añadir caos a la zona fronteriza.

Algunos de los resultados posibles son menos cruces ilegales de la frontera por quienes deciden regresar tras su deportación y menos vuelos para deportaciones procedentes de EE.UU., informó el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE).

El pasado año fiscal, el gobierno estadounidense gastó 120 millones de dólares en deportar a 182 mil 655 personas por avión. De ellos, 17 mil 777 salieron del aeropuerto de Columbus y del aeropuerto internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta, de acuerdo con el ICE. La mayoría de ellos -13 mil 806- fueron deportados a México.

El gobierno de EE.UU. lleva a la mayoría de los inmigrantes indocumentados mexicanos a Arizona y Texas, en donde se liberan en las aduanas mexicanas.

Las negociaciones entre las dos naciones se empatan con los esfuerzos de la administración de Barack Obama en la deportación de inmigrantes criminales indocumentados. La secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, adelantó las conversaciones con funcionarios de México en febrero, cuando firmó un memorando de cooperación con ellos.

Los funcionarios del ICE se negaron a entregar una copia de ese memorando pero aportaron algunos detalles, indicando que los planes podrían incluir vuelos a lo largo del año desde algunos estados fronterizos de EE.UU. hacia México.

"El (memorando) es muy amplio y no es muy largo", dijo Craig Charles, director adjunto para las operaciones aéreas del ICE, explicando que el memo "busca conseguir la acción conjunta de México y Estados Unidos".

La embajada mexicana en Washington emitió un comunicado indicando que el memorando firmado por las dos naciones "es parte de los esfuerzos más amplios por los organismos competentes para garantizar los procedimientos de repatriación segura, ordenada y humana".

¿Funcionará?

La idea no es nueva. El gobierno federal transportó a más de 102,000 inmigrantes indocumentados hacia el interior de México en los últimos ocho años, como parte de un programa voluntario diseñado para detener el contrabando de personas y salvar vidas.

Pero ese programa no se centra en los delincuentes. Por el contrario, se aplica a los indocumentados detenidos en la región del desierto de Sonora-Arizona en EE.UU. y opera solo durante el verano.

Por otra parte, expertos en el tema criticaron este nuevo plan de deportaciones de delincuentes hacia el interior de México.

Wayne Cornelius, director emérito del Centro de Estudios Comparativos de Inmigración de la Universidad de California en San Diego, dijo que "no hay ninguna evidencia de que esto reduciría la reincidencia".

Tanto él como David Shirk, director del Instituto Transfronterizo de la Universidad de San Diego, opinaron que algunos deportados tienen fuertes razones para regresar a EE.UU., entre ellas trabajo y familias.

"Es políticamente atractivo hacer este tipo de cosas", dijo Cornelius. "Sin embargo, es esencialmente un desperdicio de dinero de los contribuyentes, si el objetivo es mantener a los deportados de regreso en sus lugares de origen."


Descarga la aplicación

en google play en google play