Escúchenos en línea

Enjuician en España a dos guatemaltecos que denunciaron maltrato policial

Agencia EFE. Desde Orihuela, España. | 11 de Abril de 2007 a las 00:00
Dos ciudadanos de Guatemala serán enjuiciados en España el próximo día 24 por un intento de robo, presunto delito por el que fueron detenidos y luego maltratados, según denunciaron, por la Policía. Los hechos sucedieron en la localidad de Orihuela (Alicante) el 23 de junio de 2006, cuando el guatemalteco cuyo nombre tiene las iniciales L.C.C.R. fue sorprendido cuando pretendía entrar presuntamente a robar en casa de un oficial de la Policía local y fue detenido junto a su pareja, V.L.S.M., quien, al parecer, vigilaba en la calle. En la notificación judicial, son citados a declarar en calidad de testigos los siete agentes que participaron en la detención. L.C.C.R. ya fue citado antes en cuatro ocasiones para declarar como acusado por este caso aunque no se presentó alegando diversos motivos. Según fuentes judiciales, el juicio del próximo día 24 forma parte de un proceso diferente a las diligencias derivadas de la denuncia que interpuso el guatemalteco L.C.C.R. por supuestos malos tratos. Según su denuncia, tras ser arrestado por el intento de robo fue llevado, junto a su compañera, a las dependencias policiales donde fue presuntamente golpeado por varios agentes, mientras ella habría sido sometida a diversas vejaciones. En una declaración ante una juez de Torrevieja (también en Alicante), el 21 de septiembre pasado, el guatemalteco manifestó que cuando estaba detenido en las dependencias policiales un agente le apuntó con una pistola y, dirigiéndose a su esposa, dijo que la iban a violar. Esta juez imputa por este caso los delitos de torturas, falsedad documental y omisión del deber de perseguir delitos a 12 policías locales, a dos concejales del Partido Popular (PP) y a un enfermero del Hospital comarcal de la Vega Baja. Un informe forense incluido en el sumario de las supuestas torturas cometidas por la policía de Torrevieja contra el detenido recoge que las lesiones sufridas por éste son "más compatibles" con una agresión que con una caída, causa esta última que reflejó la Policía en el atestado. El documento, fechado el 26 de septiembre de 2006, consta en las diligencias previas, en las cuales se considera "posible, pero poco probable" que las heridas se debieran a una caída del detenido por las escaleras del edificio al que presuntamente había entrado a robar. Según el atestado de la detención elaborado por la Policía local, L.C.C.R. cayó por unas escaleras cuando era perseguido por un inspector, C.M.I.F., imputado en la causa y propietario de la vivienda cuya cerradura acaba de forzar el sospechoso.

Descarga la aplicación

en google play en google play