Escúchenos en línea

Esperan fallo favorable para niños indocumentados en centro detención

Agencia EFE. Desde Taylor, Texas. | 12 de Abril de 2007 a las 00:00
Un grupo que lucha por los derechos civiles y de inmigrantes espera que el poder judicial falle a favor en el caso de los niños indocumentados que viven en un centro de detención en Texas. La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, en inglés) interpuso una demanda a principios de febrero en nombre de diez niños inmigrantes que se encontraban con sus padres en el Centro Residencial Familiar T. Don Hutto en Taylor (Texas). Esta semana, un juez federal emitió un fallo parcial en el que solicitaba a las autoridades competentes que actúen de inmediato ante las detenciones de los menores a las que calificó de "problemas por debajo de los niveles estándares" y como un "problema serio y urgente". Aunque el juez Sam Sparks no ordenó la liberación inmediata de los niños que aún permanecen en Hutto, admitió que en la demanda antepuesta por ACLU "existían suficientes pruebas para que se realice un juicio" que se iniciará en agosto. Actualmente, ocho de los 10 niños detenidos han sido liberados por el Servicio de Inmigración y Aduanas, una situación que celebra ACLU parcialmente, según Barbara Hines, profesora de leyes de la Universidad de Texas y abogada del caso. "Aún nos queda liberar a dos niños más de nacionalidad lituana, pero el daño está hecho porque hay casos de menores que han estado hasta nueve meses en esa prisión", indicó Hines en entrevista con Efe. "El único delito de esos menores ha sido que a sus padres se les ha detenido porque su estatus de asilo político está en proceso ya que buscan huir de amenazas en sus países de origen", agregó la abogada. ACLU ha basado su demanda cautelar contra Michael Chertoff, Secretario de Departamento de Seguridad Nacional, y el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) en un fallo federal de 1997. En ese veredicto, conocido como el caso Flores contra Messe, se acordó que los menores de padres detenidos por las autoridades migratorias deberán ser liberados inmediatamente y reubicados a sus familiares más cercanos. También se indica que los niños que permanezcan bajo custodia penal deberán ser trasladados a lugares sin ninguna clase de restricción y recibir educación y beneficios sociales. "Por medio de ese acuerdo, el gobierno debe considerar otros medios alternos para detener a un menor sin tener que mantenerlos en condiciones infrahumanas o en una prisión como lo es Hutto", apuntó Hines. Vanita Gupta, abogada y encargada del Programa de Justicia Social de ACLU, espera también que a través de las pruebas entregadas el poder judicial falle a favor de sus clientes. "Las autoridades federales no deben excluir sus responsabilidades y escudarse bajo la idea de que hay que hacer cumplir las leyes migratorias si en el camino atropellan los derechos humanos", indicó Gupta. La abogada señaló que las únicas opciones que las autoridades migratorias han utilizado son separar a las familias o de lo contrario mantenerlas juntas, "cuando en la práctica hay otro número de alternativas viables". Una de ellas, según Gupta, es que los menores y sus padres vayan a refugios públicos o privados, o en casas de terceros y hasta bajo el Programa de Supervisión Intensiva, conocido también como arresto domiciliario. La demanda que interpuso ACLU, junto con la Facultad de Leyes Migratorias de la Universidad de Texas en Austin y una firma de abogados particular, señala además que las condiciones de vida en el Centro Residencial T. Don Hutto, que alberga a 512 personas, son "similares a las de los presos".

Descarga la aplicación

en google play en google play