Escúchenos en línea

Ilegales temen perder prestaciones

Agencia AP. Desde Omaha, Nebraska. | 13 de Abril de 2007 a las 00:00
A medida que la inmigración ilegal suscita un exaltado debate nacional, grupos de apoyo se preocupan de que los inmigrantes legales en Estados Unidos puedan resultar afectados. "Actualmente se denigra a los inmigrantes: se les considera indignos de cualquier tipo de derecho, beneficio o consideración", dijo Lourdes Gouveia, directora de la Oficina de Estudios Latinos/Latinoamericanos en la Universidad de Nebraska en Omaha. "El ambiente lo permite debido a que son los que probablemente tienen menos voz". La legislatura de Nebraska, por ejemplo, considera retirar prestaciones sociales —como los cupones de alimentos— a numerosos inmigrantes legales que han estado en el país menos de cinco años. En octubre, el tribunal de justicia de mayor instancia de Maryland impidió que el estado impusiera una ley similar a la que está en consideración en Nebraska. La ley habría privado del seguro de salud Medicaid a casi 3,000 niños y mujeres embarazadas. El tribunal acató una orden de amparo mientras se resuelve una demanda debido a que los jueces supusieron que los inmigrantes que demandaron al estado probablemente ganarían su caso. Aproximadamente una semana después, las autoridades estatales de salud repusieron los beneficios y el estado zanjó la demanda, rescindiendo la propuesta de cancelar los beneficios, dijo Regan Bailey, un abogado de la Oficina de Asistencia Legal de Maryland de los demandantes. "No sé si es torpeza o algo más malicioso, pero se vieron involucrados en el problema mayor de la inmigración ilegal, que en este caso no tiene nada que ver", dijo Bailey. "Uno puede tener una posición tomada sobre la inmigración ilegal, pero aquí no es relevante. Estos son inmigrantes legales que deberían tener acceso a aquello por lo que pagan impuestos". La medida de Nebraska es promovida por el gobernador republicano Dave Heineman para reducir impuestos en unos 2,700,000 dólares de los aproximadamente 600 millones que el estado gastará en Medicaid y los otros programas en el próximo año fiscal. De ser aprobada, se privaría de cupones de alimentos, seguro Medicaid y programas para niños y ancianos, ciegos y lisiados que benefician a cientos de inmigrantes legales en el estado. Nuevos proyectos presentados en ambas cámaras del Congreso federal podrían restablecer el acceso al cuidado de la salud para algunas embarazadas y niños que son inmigrantes legales. La Ley de Reforma al Sistema Federal de Bienestar Social, de 1996, descalificó a muchos inmigrantes legales de la ayuda federal —como cupones de alimentos y asistencia pública— durante los primeros cinco años en el país. La ley se propuso promover la autosuficiencia y desalentar a que los extranjeros llegaran sólo para recolectar pagos de bienestar social y otros beneficios. Desde entonces, muchos estados han restablecido algunos o todos dichos beneficios con fondos estatales —incluyendo cupones de alimentos, Medicaid y otros servicios—, pero otros decidieron no ofrecer nada más allá de lo que exigen las leyes federales. Según datos del Centro Nacional de Derecho Inmigratorio, 21 estados y el Distrito de Columbia suministran beneficios a algunos inmigrantes legales no cubiertos por la ley federal. Trece estados —incluyendo Nebraska— han usado fondos estatales para suministrar servicios similares a los que se ofrecían a nivel federal antes de la ley de 1996. En el 2001, Nueva York repuso los beneficios federales eliminados en 1996 después que el Tribunal de Apelaciones dictaminó que negar dichos servicios era inconstitucional, violatorio de las garantías estatales y federales de protección equitativa.

Descarga la aplicación

en google play en google play