Escúchenos en línea

Encarcelan a mexicana por ayudar a los centroamericanos

Por Alberto López Morales, diario El Universal, de México. Desde Ciudad Ixtepec, Oaxaca. | 14 de Abril de 2007 a las 00:00
El párroco Alejandro Solalinde Guerra, coordinador de Movilidad Humana de la diócesis de Tehuantepec, exhortó a las autoridades mexicanas a que destierren "la doble moral" en su trato con los migrantes de Centroamérica. Una prueba de ese discurso, sentenció, es la política del gobernador de Querétaro, Francisco Garrido Patrón, "quien tiene en la cárcel a doña María (Moreno Arteaga), una humilde mujer que su único delito fue escuchar a Dios, por quien ninguna autoridad ha hecho nada". Agregó que desde que conoció el caso de Moreno Arteaga, se indignó, porque el mensaje de Mateo es claro cuando señala: "Tuve hambre y me diste de comer. Tuve sed y me diste de beber. Eso hizo ella y ahora está en la cárcel. ¡Es injusto!". Entrevistado en el refugio de migrantes que paulatinamente se construye, el prelado informó que las coordinaciones de Movilidad Humana del centro, norte y sur del país "estamos en pláticas para ver qué acciones realizaremos para liberar a doña María". "Porque la detención de esa mujer, cuyo único delito fue darle de comer y beber a los migrantes, es injusta y arbitraria, haremos lo que sea para liberarla. No descartamos que entre las acciones se den los ayunos y las marchas", adelantó. Solalinde Guerra reveló que ha mantenido pláticas con los coordinadores de Movilidad Humana del centro y norte, los sacerdotes Gerardo López y Pedro Pantoja, para "pugnar, desde la iglesia, por la libertad de doña María". El prelado cuestionó al mandatario queretano, quien se reclama católico y guadalupano. "¿No sabe ese gobernador que las banderas de Honduras, El Salvador y Nicaragua ondean en la Basílica?"... "¿Ignora que la Virgen de Guadalupe es la patrona de todos los centroamericanos? Y si lo sabe, ¿eso no vale para los migrantes cuando pasan por Querétaro", preguntó. En nombre de Cristo, le pido al gobernador de Querétaro que sea congruente con su catolicismo y actúe con una política humanitaria y en nombre de Cristo le exijo que pugne por la liberación de esa humilde mujer, abundó enérgico. México, recordó, es un pueblo con una gran tradición hospitalaria, es un país misericordioso y sus autoridades no pueden seguir con esa doble moral, actuar con hipocresía y menos decirse cristianos y atentar contra el prójimo. En la frontera sur, señaló, Oaxaca y Chiapas son estados donde los migrantes no existen a los ojos de las autoridades, pero sí para los "polleros" y los asaltantes. Recordó que en el Istmo prevalecen los secuestros contra los centroamericanos. Insistió en que en el paraje conocido como La Arrocera, Chiapas, siguen impunes abusos contra migrantes.

Descarga la aplicación

en google play en google play