Escúchenos en línea

Inician campaña para combatir tráfico humano

Denver (EE.UU.). Agencia EFE. | 2 de Agosto de 2012 a las 00:00

Numerosos departamentos de Policía en Estados Unidos aún desconocen que existen visas para inmigrantes víctimas de tráfico humano, violencia doméstica y otros crímenes, a pesar de que se otorgan desde hace más de una década, aseguraron hoy autoridades federales.

"Queremos que los inmigrantes víctimas de tráfico de personas y de otros crímenes sepan que pueden denunciar sin temor a ser deportados del país y sin temor a represalias por parte de las agencias de seguridad locales", dijo en rueda de prensa Scott Whelan, oficial de adjudicaciones del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, en inglés).

Whelan y otros altos funcionarios de USCIS y del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) están en Denver esta semana como parte de una campaña en 30 ciudades de todo el país para educar a los departamentos de Policía y a los alguaciles, así como al público en general, sobre la existencia de las llamadas visas T y U.

Las visas T, implementadas en 2000, se reservan para víctimas de casos severos de tráfico de personas. Con esas visas, los afectados pueden permanecer hasta cuatro años en Estados Unidos, siempre que, sin son mayores de edad, accedan a cooperar con las autoridades.

Las visas U, en uso desde 2007, se destinan a inmigrantes que "sufrieron sustancial abuso físico o mental como resultado de haber sido víctimas de ciertas actividades criminales".

A diferencia de las visas T, para obtener la U se necesita la cooperación del departamento de Policía u oficina del alguacil que investiga el caso.

El principal problema, según Whelan, es que "las fuerzas del orden quizá no conozcan la existencia de estas visas".

Por su parte, Robert Mather, director del Distrito Denver de USCIS, destacó que "la comunidad inmigrante debe saber que existen programas para proteger a las víctimas de ciertos crímenes", como asalto sexual y violación.

Según Mather, los criminales "programan" a las víctimas para que desconfíen de las autoridades y usan el "fraude, fuerza y coerción" para impedir que las víctimas denuncien crímenes.

"Pero existe ayuda para las víctimas y para los inmigrantes, y existe capacitación para las fuerzas del orden y para las organizaciones que ayudan a los inmigrantes", declaró el director.

Sin embargo, esa ayuda podría llegar demasiado tarde para varias mujeres inmigrantes del oeste de Colorado quienes, tras llamar a la Policía local para denunciar casos de abuso, fueron primero arrestadas y luego transferidas a la custodia de ICE, con la consecuente posibilidad de ser deportadas, según la Coalición de Colorado por los Derechos de los Inmigrantes (CIRC).

En junio pasado, CIRC hizo público el caso de Ana (de quien no se dio su apellido), quien supuestamente fue detenida por la Policía de Glenwood Springs a pesar de que había sido víctima de violencia doméstica, y luego transferida a ICE para su eventual deportación. El caso aún sigue pendiente.

Sin referirse a Ana ni a ningún otro caso en particular, Whelan enfatizó que "cada caso es único y distinto" y que los antecedentes policiales o criminales de una persona, si existen, pueden afectar el otorgamiento de las visas T o U.

"El Centro de Servicios en Vermont es el único que está autorizado a revisar esos casos. La decisión final queda a discreción del personal de ese centro", dijo Whelan.

Por su parte, Kristin Petri, abogada a cargo del programa de defensa de niños de la Red de Abogados de Inmigración de las Montañas Rocosas (RMIAN, en inglés), sostuvo que es necesario que la población sepa no solamente que existen visas para los inmigrantes víctimas de crímenes sino que también sepa que existen crímenes, como el tráfico de personas, que afectan a esos inmigrantes.

"En Colorado hemos detectado víctimas de tráfico de personas de entre 6 y 60 años, tanto hombres como mujeres, de muchos países", dijo Petri a Efe.

Para Whelan, "solamente el trabajo en conjunto" de autoridades federales con Policías locales y con la comunidad local permitirá "ayudar a las víctimas y llevar a los criminales ante la Justicia".

Durante la última década, casi 5.000 personas han pedido las visas T o las U, según datos de USCIS. De esos pedidos, 3.000 fueron aceptados, 1.300 rechazados y el resto siguen pendientes.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play