Escúchenos en línea

Amnistía Internacional denuncia racismo en redadas masivas en Grecia

Atenas. El MUNDO.es | 8 de Agosto de 2012 a las 00:00

La operación Zeus Xenios del gobierno griego para limpiar las calles de Atenas de 'sin papeles' ha comenzado a suscitar informes y críticas negativas de las ONG helenas.

Amnistía Internacional (AI) ha publicado un documento en la mañana del miércoles donde da cuenta de múltiples irregularidades practicadas por las autoridades del país durante las redadas de los últimos días: de acuerdo con los reportes en manos de esta organización, algunos extranjeros habrían sido transferidos a las estaciones de detención a pesar de haber mostrado a la policía sus papeles de residencia en Grecia.

"El país tiene derecho a controlar su flujo migratorio, pero no a tratar a la gente de la calle como criminales simplemente por el color de su piel", ha declarado Jezerca Tigani, vicedirectora del Programa para Europa y Asia Central de la institución.

De esta manera ha relacionado las redadas comenzadas el jueves pasado y donde han sido detenidos más de 7.500 inmigrantes con prácticas racistas por parte de las autoridades: "La escala del operativo policial llevado a cabo este fin de semana en Atenas ha levantado serias preocupaciones sobre discriminación étnica" insistió la cooperante.

Unos 2.000 de los detenidos continúan en custodia policial esperando su deportación forzosa en alguno de los centros de detención habilitados por las autoridades. AI también ha denunciado las malas condiciones de esos lugares: según el testimonio de uno de los detenidos en la estación para extranjeros de la calle Petrou Ralli, en Atenas, los 170 inmigrantes allí transportados fueron encerrados en una sola habitación.

Sólo les dieron agua el día de su arresto y más tarde sólo pudieron comer pan porque la comida suministrada violaba las reglas de su religión. El detenido afirma que fueron obligados a dormir en el suelo y, debido al hacinamiento, debieron tomar turnos para hacerlo. En otros centros visitados por la institución la semana pasada las condiciones eran "inhumanas y degradantes".

La ONG ha pedido el fin de las redadas por "violar los Derechos Humanos internacionales" y el facilitamiento del trámite para la solicitud de asilo político de los extranjeros.

Según la institución, los inmigrantes afrontan "serias obstrucciones" al intentar pedir asilo en Grecia: sólo un pequeño número de solicitudes son registradas cada semana en las oficinas de Petrou Ralli, mientras largas colas de inmigrantes, algunos de ellos intentando entrar al edificio desde meses atrás, se dan cita en la puerta de la oficina.

La Policía helena es cada vez más celosa de la intimidad de este lugar e incluso no deja acceder a los reporteros a las inmediaciones, como tuvo ocasión de comprobar este periodista.

Los vecinos griegos a favor

La mayoría de las detenciones se dieron en el centro de Atenas, en los alrededores de la Plaza de Omonia, lugar donde se ha establecido una gran comunidad de inmigrantes, y también en los suburbios que rodean a la ciudad. Los vecinos de la zona centro han apoyado la acción por carta y de paso han criticado a la oposición de la izquierda por oponerse a las redadas.

"Deben estar ciegos para no ver en lo que la ciudad se ha convertido. Deben estar sordos para no escuchar los llantos de la gente que está en peligro y son obligados a vivir como animales, en antiguos vecindarios urbanos que se han convertido en poblados chabolistas. Deben ser estúpidos por no comprender la realidad" reza la misiva dirigida a Alexis Tsipras, líder de la izquierda radical, el principal partido de la oposición, y Aleka Papariga, secretaria general del Partido Comunista. Estos dos dirigentes calificaron las redadas en los días anteriores de "barbarie inhumana" y "pogromo".

"Los griegos han sangrado por su país para poder vivir con dignidad y no bailar al ritmo de cada jefe mafioso del extranjero que se ha establecido en nuestro vecindario" concluye la misiva.

Como ellos, la mayoría de los griegos -un 70% según una encuesta- relaciona a los inmigrantes, legales o ilegales, con el aumento del crimen en Grecia. Para muchos, los aproximadamente 800.000 extranjeros legales y 500.000 'sin papeles' que habitan actualmente en Grecia se han convertido en un problema para la convivencia. De hecho, son la segunda preocupación ciudadana tras la grave crisis económica del país.

El espectacular crecimiento electoral del partido neonazi Amanecer Dorado, con 18 diputados en la cámara helena y un discurso radicalmente opuesto a la inmigración, se explica por ese descontento. Obtuvieron grandes resultados en los barrios con mayoría extranjera.

Integrantes de este partido, relacionado con patrullas de ciudadanos que golpean salvajemente a los inmigrantes en el centro de Atenas, se concentraron el martes en el puerto de Pireo para linchar a un paquistaní confeso de haber violado a una joven, un caso que ha espoleado a los que se oponen a los extranjeros en Grecia. El detenido fue sacado del barco que le transportaba a la carrera dentro de un furgón policial.

La operación Zeus Xenios ha sido inesperada incluso para ellos. Con ella, las autoridades pretenden cumplir el programa electoral del nuevo primer ministro, el conservador Antonis Samaras: "Retomaremos las calles helenas de la inmigración ilegal" dijo en sus mítines preelectorales.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play