Escúchenos en línea

Francia acaba con otro campamento de gitanos

París. Agencia PL. | 9 de Agosto de 2012 a las 00:00

Las autoridades francesas desmantelaron este jueves un campamento gitano donde vivían más de 150 personas en las cercanías de la ciudad de Lille, pese a las protestas de organizaciones humanitarias.

La agrupación Taller Solidario denunció que las familias, entre las cuales hay numerosos niños, fueron expulsadas sin ofrecérseles ninguna otra posibilidad de alojamiento.

Según la entidad, durante su campaña electoral el ahora presidente François Hollande envió una carta a las organizaciones defensoras de los derechos de los gitanos, en la cual se comprometía a que cada campamento desalojado tendría una propuesta alternativa.

En la práctica, sin embargo, esto no ha ocurrido por lo que las personas no tendrán más remedio que ocupar otros terrenos de donde, sin ninguna duda, serán desalojados de nuevo, señaló la agrupación.

El sacerdote católico Arthur Hervet había expresado que oficiaría este jueves un servicio religioso en ese campamento para denunciar la política gubernamental contra los miembros de esa comunidad.

Hervet, un conocido activista humanitario francés, rechazó en 2010 una condecoración oficial como muestra de repudio a la medida del expresidente Nicolás Sarkozy de expulsar masivamente a los gitanos del territorio galo.

En los alrededores de Lille, capital del departamento de Norte, viven unos dos mil 800 gitanos y, aunque las autoridades locales han ofrecido asignarles viviendas en buenas condiciones, nada se ha hecho hasta ahora.

La víspera organizaciones humanitarias denunciaron en la sureña ciudad de Marsella que las continuas expulsiones de sus campamentos de los miembros de esta etnia tiene un grave efecto en la salud, sobre todo de las mujeres embarazadas y los niños.

Cada vez que son desalojados se rompe el seguimiento médico a las gestantes, así como el tratamiento de enfermedades graves, como la tuberculosis, y es imposible completar las campañas de vacunación, declararon representantes de la asociación Encuentros Tsíngaros.

Las comunidades roms, como también se les conoce aquí, sufren problemas de salud similares a los observados en campamentos de refugiados de otros países, aseguraron los activistas.

Además de la tuberculosis, son frecuentes los casos de diabetes, desnutrición crónica, carencia de vitaminas, padecimientos infecciosos y dermatológicos.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play