Escúchenos en línea

Más emigrantes denuncian abusos en México

Por María de Jesús Peters, diario El Universal, de México. Desde Tapachula, Chiapas. | 17 de Abril de 2007 a las 00:00
Agentes de las policías Federal Preventiva (PFP) y Estatal Fronteriza (PEF) aseguraron un tráiler cargado de cartón, donde viajaban escondidos 169 indocumentados centroamericanos, 26 de ellos menores de edad, a quienes gasearon para obligarlos a salir de la unidad, aseguraron los ilegales extranjeros. El comandante de la Policía Federal Preventiva (PFP), Juan Carlos Flores, dijo que el tráiler -blanco, con placas de circulación, del tractor 626 WB1, y de la caja 591 CG5- era conducido por José Juan Flores, y fue interceptado la madrugada del lunes en el kilómetro 12 de la carretera Tapachula-Ciudad Hidalgo, entre los municipios de Metapa y Frontera Hidalgo, ambos limítrofes con Guatemala. Como a los agentes les extrañó que la unidad llevara encendida la caja de refrigeración, procedieron a revisarla minuciosa. Así, en el interior del tráiler localizaron a 169 extranjeros -161 de origen salvadoreño y ocho guatemaltecos-, entre ellos una menor de 15 años con cinco meses de embarazo, narró. Viajaban en un compartimiento especial en medio de cajas de cartón, y sólo llevaban bebidas energéticas y galletas para su alimentación, además de bolsas de plástico para realizar sus necesidades fisiológicas. El chofer de la unidad y su ayudante Enrique Romero Flores, originarios de Puebla, fueron detenidos y puestos a disposición de la Procuraduría General de la República (PGR), como presuntos responsables del delito de violación a la Ley General de Población. Los 169 emigrantes, entre ellos 15 niños y 11 niñas, fueron puestos a disposición del Instituto Nacional de Migración (INM) para su respectiva repatriación. "Algo echaron los policías que de repente ya no podíamos respirar, nos ardía la garganta; casi nos asfixian", denunciaron los salvadoreños. "No es posible que nos traten así, no piensan que pudieron habernos matado; eso sí hubiera sido noticia", expresa con enojo Katerin, de 15 años, quien tiene un embarazo de cinco meses. Al momento de la detención, los "sin papeles" relataron que al dejar de funcionar la caja de refrigeración del tráiler donde viajaban hombres, mujeres y niños, el calor se hizo realmente insoportable. Rehusaban bajar de la unidad porque tenían miedo, no sabían lo que pasaba afuera, pues en el interior del tráiler todo estaba oscuro. "De repente, sentimos que nos asfixiábamos, todos tratábamos de salir atropellándonos unos a otros, no pensaron en que habían niños", relata Fidel Gutiérrez, de 27 años, originario del Puerto La Libertad. El comandante de la PFP rechazó que se haya utilizado algún tipo de gas para obligar a los indocumentados a bajar del tráiler. "No es cierto, mírelos, están bien, ahora se les practicará un certificado médico", respondió el policía. El cónsul de El Salvador, Nelson Miguel Cuéllar, informó que investigará si los agentes utilizaron algún tipo de gas contra los migrantes. "No estamos en contra de los operativos que se realizan contra los migrantes, México está en su derecho, lo que nos preocupa son los métodos que utilizan", explicó. El salvadoreño Jonathan, de 18 años, no podía aceptar que su plan de llegar a Estados Unidos se frustraba de repente. "¿Qué va a pasar ahora?, si no paso a Estados Unidos perderé todo el dinero", decía con tristeza y preocupación. -¿Cuánto pagaste? -Di un adelanto de 200 dólares, el resto lo pagaría una tía en Virginia, pero yo se lo devolvería cuando pasara al otro lado y trabajara. "La pobreza nos obliga a emigrar, en mi país (El Salvador) nos explotan, sólo ganamos para comer", narra el joven, quien se dedica a las actividades del campo. Jonathan, el mayor de 11 hermanos, señala que desesperado por la enfermedad de su madre y la situación económica familiar por la que atraviesa, decidió tratar de llegar a Estados Unidos, sin imaginar lo peligroso del viaje. "Salí ilusionado, ahora no sé qué será de mí", expresa.

Descarga la aplicación

en google play en google play