Escúchenos en línea

Los inmigrantes buscan conservar las marionetas en EEUU

Agencia EFE. Desde Phoenix, Arizona. | 17 de Abril de 2007 a las 00:00
Por siglos, los títeres se han convertido en México una forma de expresión popular, y a través de sus personajes se cuentan historias, leyendas y chistes cotidianos. De acuerdo con William H. Beezley, profesor de historia de la Universidad de Arizona (UA), los títeres o marionetas son una tradición que las familias mexicanas que han migrado a los Estados Unidos buscan mantener con vida. "La historia de los títeres en México comenzó mucho antes de la conquista española, pero, sin duda, su mayor esplendor se vivió entre 1832 y 1952", dijo a Beezley. Los Rosetera-Aranda fueron una de las familias más importantes de titiriteros en México. Oriundos de Huamantla, Tlaxcala, recorrieron todo el país con sus muñecos hechos por expertos artesanos que buscaban plasmar los personajes típicos de los pueblos mexicanos. "En esa época ésta era prácticamente la única forma de entretenimiento, los títeres se presentaban en ferias y eventos populares con personajes típicos de la región como la china poblana y los mariachis", explicó el académico. También se utilizaban como forma de información y de expresión, especialmente en una tiempo en el que el país se encontraba frente a importantes cambios políticos debido al inicio de su revolución. Beezley comentó que algunos de los personajes más populares han sido "Don Folias", "Vale Coyote", "Doña Pancracita y sus hijas "Electra" y "Bicicleta", entre otros. "Desafortunadamente la televisión vino a terminar con parte del esplendor y el éxito de esta profesión", señaló. Algunos historiadores han documentado la confección de marionetas en el período prehispánicos en grupos indígenas mexicanos como los Mexicas y los Mayas, pero sin duda la influencia más grande llegó de España. "Sabemos que durante la época colonial los sacerdotes utilizaron las marionetas para enseñar a los indígenas historias de la Biblia, la historia de Jesús y así lograr su evangelización", relató el profesor. Aunque no se encuentra en su mayor esplendor, para Beezley la tradición de las marionetas continúa con vida, especialmente como parte de tradiciones tan arraigadas en la cultura mexicana como son el Día de Muertos y el Día de la Virgen de Guadalupe. "Este mismo fenómeno lo vemos en familias mexicanas que han migrado a los Estados Unidos y luchan por mantener sus tradiciones con vida", dijo el historiador. En fiestas y desfiles también se usan los "monigotes", nombre con el que se conoce a las marioneta del tamaño natural de una persona, hechas de papel y madera. O los "cabezudos", una cabezas enormes hechas de papel que se colocan en los hombros de una persona que representan personajes populares. En Estados Unidos operan varias compañías de títeres que buscan mantener con vida una de las tradiciones más antiguas de México. Beezley indicó que aunque otros países en Centro y Suramérica también tienen entre sus tradiciones las marionetas, sin duda los puntos más importantes fueron México y Perú. Como parte de una forma de contribuir para mantener con vida la tradición de las marionetas, este fin de semana la Universidad de Arizona realizó un taller donde los niños tuvieron la oportunidad de construir su propia marioneta. "Sin duda el legado más importante de los títeres es su ejemplo sobre el sentido del humor en la cultura mexicana, el poder ver plasmados en ellos los problemas de todos y por lo menos en ese momento poderse reír de la situación", finalizó Beezley.

Descarga la aplicación

en google play en google play