Escúchenos en línea

Menores se incorporan al tráfico de indocumentados

Ciudad Juárez. El Heraldo de Chihuahua. | 17 de Agosto de 2012 a las 00:00

Una banda bien organizada compuesta por más de 800 menores de edad, que operan en el Puente Negro y en el puente Paso del Norte son los principales responsables del tráfico de indocumentados, revela un estudio del Instituto Nacional de Migración.

De las detenciones de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos, hasta la fecha, las autoridades migratorias han registrado casi 600 repatriaciones, por cada persona que cruzan al vecino país; los "polleros" cobran desde 50 hasta 200 dólares. Mientras un grupo opera distrayendo a la Policía de EU, otros internan a los indocumentados.

La edad de los menores fluctúan entre los 12 y 17 años de edad, su centro de operación es el Puente Negro por donde cruza el ferrocarril a territorio nacional, que está a un lado de la avenida Bernardo Norzagaray; los otros puntos son las Compuertas, el Cerro del Cristo y la colonia Anapra y su dominio para el contrabando de personas se ha extendido hasta el poblado de Rodrigo M. Quevedo, mejor conocido como Palomas, que tiene colindancias con la ciudad de Columbus, Nuevo México.

Humberto Uranga Urías, delegado estatal del Instituto Nacional de Migración, dio a conocer que las detenciones de los menores las realiza la patrulla fronteriza cuando son sorprendidos en los momentos que cruzan a los indocumentados.

De acuerdo con informes sobre los historiales de cada menor cuando son arrestados, su grado de estudios apenas es de educación secundaria y son hijos de madres solteras y con padrastros.

Según las investigaciones tanto de las autoridades mexicanas como de Estados Unidos han identificado al líder de la banda al que apodan el Chango y del que los engancha sólo saben se llama Salvador Bernal, alias el Boli, quien se encarga en las colonias aledañas al Río Bravo del reclutamiento de menores para integrarlos a las filas de la banda de menores quienes se dedican al tráfico de indocumentados.

Los menores cuentan con edades desde los 12 a los 17 años y una vez que son retenidos por la patrulla fronteriza, después repatriados, ellos son puestos a disposición del Sistema Municipal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

La institución en un plazo de tres a cuatro días los entrega a sus padres o tutores y lo más sorprendente del caso es que sus progenitores saben a lo que se dedican pero los encubren, porque también esta ilícita actividad les deja para vivir y aportar a los gastos de la casa, esto se descubre por la reincidencia que se registra ya que son detenidos en repetidas ocasiones.


Descarga la aplicación

en google play en google play