Escúchenos en línea

Anuncian medidas contra inmigrantes ilegales en Mississipi

Washington. Agencia PL. | 24 de Agosto de 2012 a las 00:00

El gobernador republicano de Mississippi, Phil Bryant, dispuso este viernes que las oficinas estaduales nieguen prestaciones públicas a los jóvenes inmigrantes ilegales que se acojan al nuevo programa federal de postergación de deportaciones.

Bryant considera que el gobierno federal realiza un trabajo deficiente para controlar la inmigración, informó la cadena CNN.

El Comité Judicial de la Cámara de Representantes estadual sostuvo ayer una prolongada audiencia pública sobre si Mississippi debe emitir una nueva ley que permita a la policía verificar el estatus migratorio de cualquier persona que detenga, como sucede en Arizona.

La gobernadora de Arizona, Jan Brewer, también republicana, firmó el 15 de agosto una orden donde instruyó a las agencias locales a negar permisos de conducir y otras prestaciones a los inmigrantes ilegales que obtengan autorización de trabajo bajo la directiva del presidente Barack Obama.

El gobernador de Nebraska, Dave Heineman y el de Texas, Rick Perry, también tienen posiciones similares a sus colegas de Arizona y Mississippi.

La medida a favor de los jóvenes inmigrantes fue anunciada por la Casa Blanca en junio pasado, y suspende temporalmente la deportación de ciertos individuos sin autorización para vivir en Estados Unidos que fueron traídos cuando eran niños.

Los extranjeros tienen que demostrar que llegaron antes de cumplir los 16 años, que permanecieron al menos un lustro, que tienen 30 años de edad o menos, estudian o se graduaron en una escuela estadounidense, o sirvieron en las fuerzas armadas.

No podrán acogerse si tienen antecedentes penales o si se les considera una amenaza para la seguridad pública o del país.

Los críticos de la medida del mandatario señalan que el plan solo aplazará la deportación de este segmento poblacional por dos años, pero dejará pendiente el otorgamiento de un status legal definitivo.

La administración Obama ha deportado a casi un millón 200 mil inmigrantes, la mayoría latinoamericanos, en los últimos tres años. Según datos oficiales, en Estados Unidos existen más de 11 millones de inmigrantes ilegales.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play