Escúchenos en línea

Invita Mitt Romney a latinos a «conocerlo y escuchar sus ideas»

Castellón. Europa Press. | 28 de Agosto de 2012 a las 00:00

El conseller de Sanidad, Luis Rosado, ha asegurado este martes que todas las personas inmigrantes en situación irregular que no tengan recursos y que precisen de tratamientos crónicos serán atendidos "mediante convenios y estructuras de relación con ONG o entidades que se ocupan de personas, por ejemplo, sin techo".

Así lo ha indicado durante una visita al Servicio de Radiodiagnóstico del Consorcio Hospitalario Provincial de Castellón para conocer el nuevo equipo de Tomografía Computarizada (TC) del centro, al ser preguntado por su valoración acerca de que algunos médicos de la Comunitat hayan decidido acogerse a la objeción de conciencia para poder atender a estas personas.

En todo caso, el conseller ha puntualizado que la administración no actuará "como policías detrás de los pacientes para conseguir el pago". Según ha dicho, "hay que desdramatizar, pues todas las personas van a recibir asistencia sanitaria, las personas crónicas sin recursos tendrán el tipo de asistencia regulado mediante convenio o mediante las organizaciones que se ocupan de esto, y los médicos y enfermeras van a tener que hacer lo mismo que hacían hasta ahora".

Al respecto, ha señalado que "no es un problema que afecte a los profesionales sanitarios, ya que todos tienen la obligación de asistir a los pacientes cuando tienen un proceso agudo". En este sentido, ha insistido en que en la Comunitat Valenciana "está asegurada la asistencia a todo tipo de personas para un proceso agudo y en cualquier tipo de proceso para los menores de 18 años y las embarazadas".

REGULACIÓN PARA MANTENER LA TARJETA

"La única diferencia con respecto a la época anterior es que simplemente se regula quién debe mantener la tarjeta sanitaria que le mantiene el aseguramiento de quien no", ha dicho. El conseller ha destacado que "hay que diferenciar claramente lo que es la asistencia sanitaria, que la van a recibir todos los ciudadanos, de las personas que tienen aseguramiento, de las personas que van a recibir la asistencia asegurados por un tercero y de las personas que no tienen para pagar".

Éstas últimas, según Rosado, no tendrán "ningún problema" porque "nosotros no vamos a actuar como policías detrás de los pacientes para conseguir el pago, sino que lo que vamos a hacer es facturar la asistencia sanitaria y, en caso de que estas personas tengan dinero, tendrán que pagar su asistencia, y si no tienen dinero, pues no pasa nada".

Cuestionado de nuevo sobre qué pasará con los enfermos crónicos 'sin papeles' que reciben tratamiento actualmente, Rosado ha afirmado que "una cosa es no tener una situación de regularidad en España y otra es no tener ingresos económicos".

"Lo que se trata es que todo el que tenga ingresos económicos reciba la asistencia sanitaria de una forma adecuada, y cuando la tenga que pagar la pague, y que las personas que no tienen dinero, tanto las que están es situación legal como ilegal, que sigan asistidas en el sistema público, ya sea en la modalidad de aseguramiento para los que tienen derecho o en la modalidad de servicio social o beneficencia para los que no tienen esta prestación", ha precisado.

En este último caso, ha apuntado que los pacientes deberían ser atendidos "por entidades que se ocupan del bienestar social o la beneficencia", y ha añadido que la Generalitat, "mediante convenios y estructuras de relación con ONGs o que se ocupan de personas, por ejemplo, sin techo, tenemos unos programas para la asistencia de este tipo de pacientes".

LEY AUTONÓMICA

Sobre la petición por parte de los sindicatos de una nueva ley autonómica para atender a los inmigrantes irregulares, el responsable de Sanidad ha subrayado que no es necesaria "porque hay una serie de normas estatales cuya aplicación no supone ningún cambio sobre la situación actual de relación con los profesionales sanitarios, por lo que no es necesario el establecimiento de nuevas normas".

 


Descarga la aplicación

en google play en google play