Escúchenos en línea

Orden trasladan a Melilla a seis de los 19 inmigrantes de la Isla de Tierra

Melilla. ELMUNDO.es | 31 de Agosto de 2012 a las 16:26

El Gobierno, a través de su delegación en Melilla, aseguró que no se iba a "dejar chantajear por la cuestión humanitaria" para abrir nuevas vías a la inmigración irregular, pero al final no le ha quedado más remedio que rendirse. Anoche trasladó a la ciudad autónoma a seis de los 19 inmigrantes que el miércoles llegaron a la Isla de Tierra, un pequeño territorio español deshabitado situado junto al Peñón de Alhucemas y a sólo diez metros de distancia de la costa marroquí cuando hay bajamar.

Según han informado a EL MUNDO fuentes de la Delegación del Gobierno, en concreto han sido trasladados tres mujeres -dos de ellas embarazadas- y tres menores de edad. El más pequeño tiene sólo ocho meses. El mayor está a punto de cumplir dos años. Son tan pequeños que no se han dado ni cuenta de que han estado casi dos días 'atrapados' en un peñón soberanía española, adonde llegaron en patera junto a sus madres y otros 16 inmigrantes. El Gobierno se estaba resistiendo a trasladarlos a Melilla o a la Península, como ya había hecho con los más de 100 subsaharianos que han llegado desde mayo a España utilizando los peñones e islotes que hay repartidos por el Norte de África.

Dejando a los inmigrantes solos en la isla, llevándoles sólo ayuda humanitaria, pretendía cortar de raíz el efecto llamada que podría suponer. La única concesión que hizo el Ejecutivo fue llevar a las tres mujeres que se declaraban embarazadas y a los tres bebés al Peñón de Alhucemas para que pudieran recibir una atención más directa de la guarnición militar que hay allí destacada.

Llevan agua, comida y mantas a los 13 inmigrantes que aún no han sido trasladados

Sin embargo, también fue una decisión algo tardía, ya que la patera atracó en la Isla de Tierra el miércoles sobre las seis o siete de la mañana -los inmigrantes tuvieron que avisar de que habían llegado-, y no fueron trasladados al Peñón de Alhucemas, situado a poca distancia, hasta última hora de la noche.

Casi dos días después de la llegada de la patera, la Delegación del Gobierno en Melilla decidió aprovechar que anoche un helicóptero militar tenía que ir al Peñón de Alhucemas para traer hasta la ciudad a las tres mujeres y los tres bebés "por razones humanitarias". Una de ellas está en avanzado estado de gestación y otra dice estar embarazada, aunque todavía no se le ha podido hacer la prueba que lo confirme, ya que su estado no es visible todavía. De todos modos, se ha optado por traerla a Melilla porque es madre de uno de los bebés. La tercera mujer no está embarazada, pero es madre de los otros dos bebés.

Los seis llegaron anoche a Melilla "en perfecto estado de salud" y fueron acogidos en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), que se encuentra saturado desde hace semanas por la mayor presión migratoria que sufre la ciudad desde que empezó a hacer buen tiempo. Los últimos datos apuntan a que el CETI alberga a más de 600 extranjeros irregulares, pese a que su capacidad máxima es de 480 plazas. Tras pasar su primera noche en Melilla, los bebés y las mujeres han pasado por la Jefatura Superior de Policía para identificarlos y realizarles todos los trámites de expulsión, como ordena la Ley de Extranjería.

Trece siguen en Isla de Tierra

Mientras tanto, los otros 13 inmigrantes que viajaban con ellos en la patera -10 hombres y tres mujeres- siguen en la Isla de Tierra sin novedades, ya que la Delegación del Gobierno no ha detallado si van a ser trasladados a Melilla, la Península u otro punto del territorio nacional. Sí ha precisado, no obstante, que los inmigrantes que llegaron al islote el miércoles eran 19, en lugar de los 16 que inicialmente apuntó.

Los 13 que quedan en la Isla de Tierra han recibido asistencia humanitaria básica por parte de los militares del Peñón de Alhucemas, que les han llevado agua, comida, zumos, refrescos y mantas. Esta mañana todos han recibido también asistencia sanitaria, especialmente un grupo de cuatro inmigrantes, compuesto de tres mujeres y un hombre, que presentaba síntomas de mayor debilitamiento y al que se le han practicado exploraciones y tomas de tensión, temperatura y niveles de glucemia.

La Delegación del Gobierno, en un comunicado de prensa posterior, ha desmentido asimismo que alguno de estos inmigrantes haya fallecido o haya visto resentida gravemente su salud, "en contra de lo divulgado falsamente por alguna asociación o incluso a través de redes sociales".

 


Descarga la aplicación

en google play en google play