Escúchenos en línea

Protestan contra abusos en cárcel migratoria de Georgia

Atlanta Latino. Desde Atlanta, Georgia. | 19 de Abril de 2007 a las 00:00
Detenciones de Inmigración, para protestar por "el trato inhumano" que supuestamente reciben más de mil prisioneros indocumentados que esperan ser deportados a sus países de origen. Entre los manifestantes se encontraba Teodoro Maus, ex cónsul general de México en Atlanta y actual dirigente de la Alianza Latina de Georgia Pro Derechos Humanos (GLAHR, por sus siglas en inglés). "Ellos vienen y construyen estos edificios (señalando la misma cárcel), pagan sus impuestos y prueba de eso es que en el 2005, hubo un sobrante de cinco billones de dólares de los cuales nunca se supo su procedencia, pero yo les digo que son los millones de obreros sin documentos que para optar por un trabajo digno tienen que dar un número de seguro social incorrecto", aseveró Maus. La actividad llevada a cabo el sábado pasado, se originó a raíz de una investigación elaborada en marzo por Atlanta Latino, en la que se descubrió que los reclusos estaban en huelga de hambre debido a la falta de atención médica, mala alimentación y presuntos maltratos y otros abusos a los que están sometidos por parte de la Corporación de Correcciones de América (CCA) y del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés). Así lo confirmó John Cole Vodicka, director de Prison & Jail Project, una organización con sede al suroeste de Georgia que vela por la defensa de los derechos civiles. "El año pasado enviamos una queja al jefe del Centro de Detención en contra de un guardia que se había negado a darle agua a algunos prisioneros. Nuestra queja culminó con el despido del guardia, pero ahora descubrimos que los abusos se han incrementado", recalcó Vodicka. Los protestantes, que sumaban unos 40 en total, portaban pancartas cuyos mensajes enfatizaban que "trabajar no es ilegal" y "que ser ilegal no es igual a criminal", mientras que otros más radicales condenaban directamente los abusos de los agentes a cargo del reclusorio contra los indocumentados. Además varios padres acudieron en compañía de sus niños para denunciar las políticas represivas del gobierno hacia trabajadores inmigrantes y sus familias. Al llegar al Centro de Detenciones de Stewart, los manifestantes no pudieron pasar más allá del portón principal, ya que las autoridades les prohibieron el paso por tratarse de un edificio federal, por lo que no tuvieron más remedio que congregarse en las afueras del local, para exigir justicia desde ahí. Vodicka cree que los tratos inhumanos a los que están expuestos los inmigrantes "sin papeles" se deben a un tipo de intimidación, para que después de que sean devueltos a sus países, los foráneos desistan de regresar a Estados Unidos. Algunos activistas presentes en la manifestación consideran que este centro de detenciones, no es en realidad eso, sino una prisión semejante a la Cárcel de Guantánamo, en Cuba. Actualmente, en Stewart se encuentran unos 1.500 reos, la mayoría de ellos hispanos provenientes de países como México, El Salvador, Colombia, Guatemala, Honduras y Brasil, entre otros. También los hay de países asiáticos y europeos. Muchos han cometido delitos menores o graves durante su permanencia en Estados Unidos y otros solamente han infringido las leyes migratorias, como trabajar sin la debida autorización o desobedecido órdenes de deportaciones. Sin embargo, todos son tratados por igual. Así lo confirmó Asdrúbal Aguilar, cónsul general de El Salvador en Georgia, durante su más reciente visita a esa prisión en marzo. Aguilar, atendió las quejas de sus connacionales y agilizó la salida de varios presos que llevaban hasta cuatro meses esperando a ser deportados. El Centro de Detenciones de Stewart tiene capacidad para albergar a 1.524 prisioneros y está considerado como de mediana seguridad. El lugar es continuamente custodiado por 311 empleados de la CCA y 95 oficiales del ICE. El puertorriqueño Antón Flores, de la organización comunitaria Alterna Solidaridad Sin Fronteras, con sede en LaGrange (Georgia) quien fue uno de los oradores principales durante la hora que duró la manifestación al frente del Centro, pidió libertad para los detenidos. "Allá adentro (en la prisión) hay muchos Carlos, Ricardos y Vicentes, todos ellos son seres humanos con familias y con ganas de trabajar para darle lo mejor a sus hijos. No merecen ser castigados y estar encerrados como animales", acotó Flores. Por su parte Dianne Mathiowetz, representante del Centro Internacional de Acción de Atlanta denunció que le parece "completamente injusto" que haya personas encerradas en cárceles del país por problemas relacionados con políticas migratorias, cuando todos en Estados Unidos de alguna manera tienen algo que ver con la inmigración. "Leí en Atlanta Latino sobre un señor enfermo de Sida que estaba preso. Otro que había perdido a su hijo, quien murió de asma días después de que su padre fue capturado por los agentes del ICE. Todas esas situaciones verdaderamente me han roto el corazón", explicó la activista sobre su presencia en la protesta.

Descarga la aplicación

en google play en google play