Escúchenos en línea

Aumento de los emigrantes aumenta las violaciones a sus derechos, según FIDH

Agencia EFE. Desde Lisboa, Portugal. | 20 de Abril de 2007 a las 00:00
El aumento de los emigrantes, que supera ya los 200 millones de personas al año, ha multiplicado las violaciones a sus derechos, según expertos de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH). El organismo, con sede en Francia, celebra en Lisboa su 36 congreso con un foro en el que personalidades y expertos de varios países han alertado sobre el problema de los derechos humanos en la emigración, un fenómeno que para 9,2 millones de refugiados no es una vía de progreso económico, sino de supervivencia. El secretario general de la Organización Internacional de la Francofonía, Abdou Diouf, destacó que la violencia, los desastres naturales y los conflictos sociales y políticos no dejan otra opción a cientos de miles de personas que la de abandonar sus hogares. En Occidente, denunció, el clima de inseguridad que se vive desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos ha multiplicado las dificultades de muchos emigrantes, convertidos a veces en "chivos expiatorios" del miedo. José Rebelo, vicepresidente de la FIDH, subrayó que los movimientos migratorios afectan sobre todo al eje sur-sur, donde a menudo plantean mayores problemas que en los países industrializados del norte. La idea de que Europa está siendo invadida por emigrantes procedentes del sur es errónea y son los países más pobres quienes reciben la mayor presión migratoria, agregó. Mamounata Cissé, vicesecretaria de la Confederación Sindical Internacional (ITUC, en sus siglas en inglés), denunció la discriminación laboral de muchos inmigrantes y pidió regulaciones específicas que les den garantías como trabajadores. En el congreso de la FIDH, que concluye el sábado, participan cerca de 300 especialistas que analizan problemas como el acceso a medios de vida o las carencias en derechos básicos, desde la salud a la defensa legal, que se producen sobre todo en el marco de irregularidad legal en que viven muchos inmigrantes. Conforme al escenario de los flujos migratorios, desde Africa a Asia o Europa Central, y la condición del inmigrante, según sean niños, mujeres o refugiados, varía notablemente el drama de su vulnerabilidad o indefensión en materia de derechos fundamentales, de acuerdo con estudios de la FIDH. El número de emigrantes, señalan, se ha duplicado en un cuarto de siglo y su crecimiento acelerado e influido por la globalización se va a mantener en los próximos años, lo cual debe llevar a la comunidad internacional a promover políticas de integración social y de fomento del desarrollo y la democracia en los países de origen. Sidiki Kaba, presidente de la FIDH, se quejó de la desatención mundial al problema de la emigración y la falta de aplicación de tratados y convenciones internacionales, pese a que se han producido grandes logros universales en materia de derechos humanos. En relación al Viejo Continente, expresó su esperanza en que Lisboa promueva medidas sobre esa materia durante la Presidencia de la Unión Europea que ejercerá en el segundo semestre de este año. Diouf recordó que Europa sufre una disminución de población y necesita mano de obra para garantizar su crecimiento y reclamó medidas igualitarias y a favor de los inmigrantes. La emigración, subrayó, es un fenómeno viejo en la historia humana que ayudó a los países desarrollados y ahora es inconcebible que se violen en ellos algunos derechos elementales de los emigrantes o se tolere el racismo y la xenofobia. En la conferencia de la FIDH también participó el ex presidente luso Antonio Ramalho Eanes, que considera incompleta la vigencia de los derechos humanos si no se garantizan los de las poblaciones emigrantes.

Descarga la aplicación

en google play en google play