Escúchenos en línea

Naufraga embarcación con catorce inmigrantes cerca de las costas de Melilla

Melilla, España. Agencias. | 8 de Octubre de 2012 a las 15:40

El delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani, ha lamentado la "trágica muerte" de un recién nacido que viajaba en la patera y ha insistido en que es necesario proteger a los inmigrantes "de la actuación despiadada de las mafias que trafican con seres humanas poniendo en serio riesgo sus vidas".

La esperanza de 14 inmigrantes subsaharianos por pisar tierra española se ha convertido esta madrugada en tragedia. La patera en la que viajaban, una lancha neumática, naufragó en medio de la oscuridad cuando estaba a punto de llegar a Melilla.

Un recién nacido de unos 8 meses ha muerto ahogado, mientras su madre se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Comarcal de la ciudad autónoma.

Según han informado a MD fuentes policiales, los hechos han ocurrido en torno a la una y media de la madrugada, a la altura del faro de Melilla, aunque todavía en aguas marroquíes. La Guardia Civil avistó la patera desde la distancia, pero cuando el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil llegó al lugar, se encontró con que la embarcación estaba semihundida y todos los inmigrantes estaban en el agua desesperados, tratando de no morir ahogados.

Entre ellos había nueve hombres, tres mujeres, un menor de edad y el bebé, que ya había fallecido cuando llegaron los agentes y los servicios sanitarios de emergencia no pudieron hacer nada por salvar su vida. Las mismas fuentes han afirmado que si no llega a ser por el GEAS, lo más probable es que todos hubieran perecido en su intento de llegar a Europa sin salir de África.

Alguien los dejó allí

Este bebé es el tercer inmigrante que muere tratando de llegar a Melilla por vía marítima en lo que va de año, ya que el pasado 1 de marzo, la Guardia Civil rescató los cadáveres de dos inmigrantes subsaharianos que habían sido avistados por un ciudadano en la zona próxima al dique que separa las aguas de Melilla del puerto marroquí de Beni-Enzar.

Por el momento se desconocen las causas por las que la embarcación empezó a hundirse. Lo que sí se sabe es que alguien los dejó allí, pues la patera estaba a la deriva y no tenía remos con los que propulsarse.

La Delegación del Gobierno en Melilla ha confirmado los hechos en una nota de prensa, en la que informa de que el médico forense, por orden judicial, determinará tanto la edad como las causas exactas del fallecimiento del bebé mediante la correspondiente autopsia.

Respecto al estado de salud de los inmigrantes, la institución ha apuntado que los nueve hombres y el menor de edad se encontraban en buen estado y fueron trasladados directamente al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), excepto el niño, que al ser menor fue conducido a un centro tutelado por la Ciudad Autónoma.

Las tres mujeres sí necesitaron asistencia médica en el hospital. Dos de ellas permanecieron en observación varias horas hasta que recibieron el alta sobre las siete de la mañana.

La otra mujer, que se presupone es la madre del bebé fallecido porque es la única que pregunta por él, sigue en la UCI, aunque en breve será trasladada a la planta de Medicina Interna porque se encuentra estable y evoluciona de forma favorable. Cuando fue ingresada, presentaba un cuadro de "condensación bilateral basal, hipotermia y compromiso respiratorio".

El delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani, ha lamentado la "trágica muerte" de este bebé y ha insistido en que es necesario proteger a los inmigrantes "de la actuación despiadada de las mafias que trafican con seres humanas poniendo en serio riesgo sus vidas".


Descarga la aplicación

en google play en google play