Escúchenos en línea

Caída de cosecha provoca número de inmigrantes temporeros baje en España

Madrid. Hoy.es. | 14 de Octubre de 2012 a las 16:52

Los Servicios Sociales de Almendralejo estiman que la población de inmigrantes temporeros que han llegado esta campaña agrícola a la comarca de Tierra de Barros se ha reducido a la mitad con respecto a otros años.

El principal motivo es el descenso en la cosecha de la vendimia, que ha caído entre un 30 y un 40 por ciento con respecto al año pasado, y también en la cosecha de aceituna de mesa, cuyo descenso se prevé de un 70 por ciento.

Otro de los motivos es la incorporación al campo de desempleados españoles que han perdido su trabajo en los últimos tiempos y han tenido que volver a las tareas agrícolas, apuntó la concejala de Asuntos Sociales, Piedad García Rejano.

En otros años, el Ayuntamiento estimaba que el número de temporeros que llegaba a la ciudad rondaba los 3.000, un número que había que sumar a la importante población extranjera, censada en Almendralejo, que ronda el 10 por ciento, siendo la ciudad extremeña donde hay una mayor comunidad de rumanos.

Este descenso en el número de temporeros queda patente en las calles de Almendralejo, la capital de la comarca principal productora de uva y de aceituna de mesa de Extremadura, donde ya no se ve el gran número de gitanos rumanos, que era la principal población temporera.

La concejala de Asuntos Sociales también confirmó que este descenso se ha traducido en una disminución de las quejas ciudadanas sobre las molestias que ocasionan los temporeros.

Además, técnicos municipales del mismo área aclararon que este año la población temporera está también más repartida en pisos por distintas zonas de la ciudad.

Otra de las consecuencias de este descenso es que el número de las llamadas 'naves patera', que acogen a estos temporeros durante la campaña agrícola, ha pasado de las siete del año pasado a las cuatro de este año. Además, ninguna de las solicitudes de estas ha sido rechazada, como sucedió el año pasado, cuando, además de permitirse siete, otras tantas no obtuvieron el visto bueno de los Servicios Sociales.

A ello hay que añadirle los campamentos ilegales de temporeros que se desalojaron el año pasado y que este año no ha sido necesario, puesto que no se han llegado a asentar.

Sigue habiendo extranjeros en las tareas agrícolas, aunque la mayoría de ellos son cuadrillas que ya vienen trabajando en la comarca desde hace tiempo y forman parte de la población ya asentada en Extremadura. Cuadrillas que siempre trabajan con el mismo empresario agrícola, que ya confía en ellos cada campaña.


Descarga la aplicación

en google play en google play