Escúchenos en línea

Llaman a defender acción diferida en EE.UU.

Yakima. Por Stephen Robbins, El Sol de Yakima. | 18 de Octubre de 2012 a las 19:00

Hay mucha energía positiva en la comunidad latina gracias al programa de Acción Deferida. Este programa fue implementado por el Presidente Barack Obama, y trae ciertos beneficios limitados a inmigrantes jóvenes, si es que califican.

Cambios sociales y legales como éste, son como un diamante precioso. Son raros, y sólo se crean bajo condiciones de alta presión. Los políticos jamás han decidido bendecir al público con derechos más amplios sin presión extrema de los votantes.

"Deferred Action", o Acción Deferida es un sólo un ejemplo de este fenómeno. El presidente Obama tomó acción, no por el puro deseo de ayudar a los latinos, sino, por los millones de cartas que ha recibido por parte de inmigrantes jóvenes que se han visto fuera del llamado "Sueño Americano" y por las muchas marchas y demonstraciones organizadas en comunidades como la nuestra, a través del país. Cada acción, ha formado parte de una gran presión, la cual creó un verdadero cambio social—creo "el diamante".

Es natural sentir en un momento como éste la tentación de descansar. Hemos logrado un gran éxito, y quizás debemos tomar tiempo para celebrar. Miles de inmigrantes ahora van a poder trabajar y salir de las sombras. Sin embargo, nuestro trabajo como activistas apenas comienza.

Acción Deferida es un programa temporal, que no provee residencia permanente ni camino a la ciudadanía, únicamente otorga un permiso de trabajo limitado. ¿Pero no deben tener estos inmigrantes también el derecho de votar, de elegir a sus representantes políticos? ¿No deben poder vivir una vida cien porciento libre del miedo de la deportación? ¿Qué pasará con los padres de éstos jóvenes? Tenemos que seguir luchando para que cada uno que se encuentra entre nosotros, sea quien sea, de cualquier rincón del mundo, tenga los mismos derechos y dignidad humana ante la ley.

En ésta comunidad, hay mucho trabajo por hacer. Las posibilidades no tienen límite.s Podemos mejorar el tratamiento de los que trabajan en el campo. Podemos ampliar los derechos humanos de los latinos. Podemos luchar para una gran reforma migratoria.

Ningún esfuerzo individual, sin embargo, sería suficiente para llevar a cabo el cambio que necesitamos. Ningún individuo por si mismo a través de nuestra historia ha comandado tanto poder. Pero, cuando las comunidades se unen, cuando los esfuerzos individuales cantan con una sola voz, entonces su poder es inmedible.

Acción deferida no es la meta final, sino sólo el primer paso hacia un mundo más justo. Cuando todos trabajemos juntos, podremos ser parte de la presión necesaria para crear un diamante precioso que fortalezca nuestras familias y comunidades.

Stephen Robbins, es miembro de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración, trabaja en Yakima como abogado en Robbins Law, P.L.LC.


Descarga la aplicación

en google play en google play