Escúchenos en línea

Proponen que Oakland sea «refugio de indocumentados»

Agencia EFE. Desde San José, California. | 26 de Abril de 2007 a las 00:00
Funcionarios de Oakland presentaron este jueves ante el Comité de Reglas del Concejo de la Ciudad dos proyectos que condenan las recientes redadas contra inmigrantes y formalizan la intención de la ciudad de declararse refugio de indocumentados. Las resoluciones fueron presentadas, una por el alcalde de la ciudad, Ron Dellums, y la otra por el presidente del Consejo, Ignacio De la Fuente. "La declaración de Ciudad Refugio es tan relevante como lo fue hace 21 años, sino más", expresó en rueda de prensa, De la Fuente, en referencia a una ordenanza de 1986 que acogía a los refugiados de la violencia política en Haití, El Salvador, Nicaragua y Sudáfrica. La medida propuesta por De La Fuente, apoyada por las concejales Jean Quan y Jane Brunner, y por el jefe de la policía de Oakland, Wayne Tucker, ordena a los funcionarios de la ciudad que no cooperen con ninguna investigación federal de inmigración, ni con los procedimientos de detención o arresto relacionados. "Nuestras políticas de inmigración federal están necesitando todavía una completa reforma", afirmó De La Fuente, de origen mexicano. La propuesta del alcalde Dellums, por su parte, pide la moratoria de las redadas que realizan los agentes federales de inmigración en el área, hasta cuando "el gobierno federal adopte una justa, amplia y humana reforma de inmigración", según explicó. "La inmigración es el tema de los derechos civiles de nuestro tiempo", afirmó Dellums. Las dos propuestas condenan igualmente la redada realizada el pasado viernes en una fábrica del este de Oakland. Las medidas coinciden con una petición del alcalde de San Francisco, Gavin Newsom, hecha a principios de semana, de que la ciudad sea declarada "Ciudad Santuario". "No voy a permitir a ninguno de mis jefes de departamento y a ningún asociado con esta ciudad que coopere de ninguna manera y de ninguna forma con estas redadas", expresó el alcalde Newsom. La portavoz de la oficina del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés), Virginia Kice, explicó que de 1.400 personas arrestadas en el norte de California en los últimos nueve meses, 785 eran inmigrantes fugitivos y 339 tenían cargos por delitos en EEUU. Según comentó Nathan Ballard, portavoz de la alcaldía, al diario "San Francisco Chronicle", "lo que el alcalde está diciendo es que esta redadas producen miedo y que las redadas tarde en la noche o temprano en la mañana han dejado los inmigrantes con un sentimiento de temor y vulnerabilidad". Kice, por su parte, anotó que algunos de los inmigrantes fugitivos cometieron crímenes en contra "de los mismos miembros de la comunidad inmigrante". En todo el país, al menos 20 ciudades tienen ordenanzas que restringen la cooperación de las autoridades locales con el gobierno federal en asuntos de inmigración. Igualmente más de 80 ciudades y pueblos tienen leyes para desalentar la llegada de inmigrantes ilegales. El jefe de la policía de Oakland, Wayne Tucker, señaló que el gobierno federal generalmente no busca ayuda de la policía local para realizar la redadas contra inmigrantes indocumentados, y que los agentes de Oakland, "no están en el negocio de aplicar leyes de inmigración, y se encuentran muy ocupados, luchando contra la delincuencia". Sin embargo, aclaró que la policía de la ciudad colaborará el gobierno federal en cualquier "investigación de conducta criminal dentro de los límites de la ciudad de Oakland". De la Fuente también enfatizó que los agentes de Oakland no reportarán el estado migratorio de un testigo o una víctima de un crimen. La concejal Quan señaló que "los niños son víctimas inesperadas de estas redadas de inmigración. Muchas familias de Oakland tienen miedo de enviar sus niños a la escuela y los hijos de los detenidos durante las redadas, han sido separados de sus progenitores".

Descarga la aplicación

en google play en google play