Escúchenos en línea

Cientos marchan por reforma migratoria en Houston

LaVoz.com Desde Washington. | 28 de Abril de 2007 a las 00:00
Cientos de inmigrantes y sus simpatizantes marcharon el sábado por un barrio habitado mayoritariamente por latinos, para presionar a los legisladores a emprender una política migratoria amplia que le permita a los indocumentados evitar la separación de sus familias y poder regularizar su situación en el país. La marcha de Familias por la Libertad, como se le denominó, es un preludio de una serie de actos programados para el martes por sectores en favor de los inmigrantes, los cuales buscan repetir las marchas y boicots ocurridos el año pasado, que llevaron a más de un millón de personas a las calles de decenas de ciudades. En Houston, entre 300 y 400 personas hicieron resonar tambores, tocaron silbatos y marcharon con distintos letreros y banderolas, además de las banderas de México y Estados Unidos. Uno de los letreros decía "Hoy marchamos, mañana votamos". Una niña de cinco años, Grace Bandercan, llevaba un mensaje aún más personal: "Mi mami y yo somos estadounidenses, por favor no deporten a mi papi". Su padre, Hugo Bandercan, es un trabajador de la construcción, que paga sus impuestos y trata de obtener su residencia legal. Su esposa, Elizabeth, es una profesora y dice que su familia vive con el temor constante de que su esposo sea deportado, y mencionó que el proceso de obtener la residencia permanente es largo y complicado. "Ellos necesitan acordarse del lado humano de las cosas", dijo Elizabeth Bandercan, refiriéndose a las autoridades migratorias. "Lo único que queremos es vivir como una familia". Grupos de estudiantes, asociaciones de trabajadores y activistas participaron en la marcha, realizada desde la iglesia católica de la Inmaculada Concepción hasta un parque local, donde se llevó a cabo una manifestación. Uno de los participantes en la manifestación, Lorenzo Cano, de la Coalición en Defensa de la Comunidad, dijo que apoya la iniciativa en favor de una amplia reforma migratoria, pero quiere que sea justa. De acuerdo con las leyes actuales, puede costarle a los indocumentados varios miles de dólares el obtener estatus de residente y la ciudadanía, pero solamente si pueden aspirar a ella. "Eso simplemente no es posible para muchas personas", dijo Cano. Un grupo de 20 personas se manifestaron contra el acto, coreando lemas nacionalistas y alzando carteles con leyendas como "Texas no es una colonia mexicana" y "Los empleadores de ilegales son traidores a Estados Unidos".

Descarga la aplicación

en google play en google play