Escúchenos en línea

Latinos divididos en métodos de lucha

ElUniverso.com Desde Los Angeles, California. | 29 de Abril de 2007 a las 00:00
Grupos migratorios en Los Angeles impulsan para el martes 1 de mayo que varias ciudades de Estados Unidos se sumen a marchas después del trabajo, mientras los más radicales invitan a un boicot general para defender los derechos de los indocumentados, dijeron portavoces. Ante cualquier escenario, las autoridades de Los Ángeles decidieron tomar medidas previendo una manifestación de hasta 500.000 personas en el centro de esta ciudad de California, la segunda más grande de Estados Unidos, informaron este domingo portavoces policiales. "Nosotros creemos que los inmigrantes debemos parar todas las actividades ese día, no ir a los puestos de trabajo, ni a las escuelas y dejar de comprar en las tiendas para que se sienta nuestro poder en el funcionamiento de la economía de este país", dijo a la AFP Javier Rodríguez, coordinador general de la coalición 25 de Marzo. Esta agrupación junto a MAPA (Hermandad Mexicana) en California, que se jacta de contar con 150.000 miembros, lograron el año pasado convocar a más de 500.000 personas en en el centro de Los Angeles, donde protestaron por una reforma migratoria que criminalizaba a los indocumentados, reclamo que tuvo efecto contagio en el resto del país hasta el 1 de mayo del 2006. No obstante, este año las diferentes coaliciones están divididas en cuanto a sus estrategias para manifestarse El Día del Trabajador, que en Estados Unidos se celebra en septiembre, señalaron líderes sociales al diario Los Ángeles Times. Según Mike Garcia, presidente de la Unión Internacional Local 1877 de Servicio a los Empleados en Los Ángeles, "este año la gente está más enfocada en la participación cívica" de las manifestaciones en defensa de los derechos de los inmigrantes indocumentados, que suman unos 12 millones según cifras oficiales, en su mayoría mexicanos y centroamericanos. El gran poder de convocatoria del año pasado y la unión inédita a nivel nacional de la comunidad hispana en Estados Unidos, la primera minoría con más de 42 millones de personas, fue motivada por el intento explícito de incluir en un proyecto legislativo que ser indocumentado se consideraría un delito. Tal iniciativa despertó ira en todos los sectores pro inmigrantes, e incluso se sumaron a las marchas latinas, comunidades asiáticas y de Medio Oriente. Más tarde fue descartado. A principios de abril se presentó otro proyecto de reforma migratoria, apoyado por el presidente George W. Bush, que establece un programa de trabajadores temporales y que abre una vía para que los indocumentados obtengan la ciudadanía demostrando que tienen un empleo y cumplen un pago de multas e impuestos atrasados. "Hoy, esta propuesta divide a los grupos pro inmigrantes que algunos apoyan y otros catalogan de "plan disfrazado de nobleza que maltrata al trabajador indocumentado y le abre la puerta a la deportación", señaló a la AFP Nativo López de MAPA.

Descarga la aplicación

en google play en google play