Escúchenos en línea

Más de la mitad de los inmigrantes de Balears se sienten discriminados

Palma. DiarioDeMallorca.es | 20 de Noviembre de 2012 a las 09:34

La crisis económica ha intensificado la impresión que los inmigrantes tienen de que son rechazados por los isleños, hasta el punto de que un 52,1% se siente discriminado, según se destaca en la última encuesta elaborada por la Fundación Gadeso.

El efecto de la crisis en esa apreciación es patente. Un 48,9% de estos residentes extranjeros se siente discriminado por los parados y un 25,3% por los compañeros de trabajo, ante la impresión de que se les considera una competencia desleal a la hora de acceder a un empleo. En un 36,1% de las respuestas, se apunta que esa discriminación procede de los vecinos, debido a que algunos les ven como responsables del aumento de la inseguridad ciudadana.

Aunque un 19,2% de los inmigrantes afirma que se siente muy bien tratado en el archipiélago, y un 30,1% tiene la sensación de ser bastante valorado, un 41,2% de los encuestados opina que se le aprecia poco, y un 8,7% asegura que no se le tiene la menor consideración.

Un dato a tener en cuenta es que las personas procedentes de Africa son las que tienen la impresión de ser menos apreciadas, mientras que los que están más satisfechos con el trato recibido son los europeos del Este. Latinoamericanos y chinos se mantienen en la media.

El factor que estos residentes extrajeros tienen más en cuenta a la hora de valorar su convivencia con la población autóctona es el disponer de las mismas oportunidades, con un 36,4% de las respuestas facilitadas, seguido del hecho de disfrutar de los mismos derechos y deberes, con un 33,6%.

Los inmigrantes también opinan que la crisis les está afectando a ellos más que a los nacidos en las islas, y un 43,7% alega como causa el recorte que se está registrando en las redes sociales, un 33,4% cree que tiene menos derechos laborales y un 18,3% señala la menor disponibilidad de recursos económicos.

Desde Gadeso se recuerda, en relación a este tema, que muchos de los extranjeros que viven en las islas no disponen de la ayuda de la familia o de los amigos a la hora de afrontar la crisis, a diferencia de lo que sucede con la población autóctona.

Pero pese a lo expuesto, la mayoría manifiesta que no quiere volver a sus países de origen, especialmente entre la segunda generación. En el caso de los padres, un 31% no desea volver, a un 25% sí le gustaría regresar a su país y un 44% se declara indeciso. Sin embargo, entre los hijos el 68% rechaza el retorno, frente a un 14% que lo desea, y solo un 18% manifiesta dudas en esta cuestión.

A la hora de aspirar al retorno, un 43,7% alega motivos laborales, al no encontrar empleo en las islas, y un 28,6% lo justifica por el deseo de volver con la familia.

Entre los que rechazan la vuelta, un 43,3% señala que la situación en su país es peor que en España y un 36,7% apunta motivos personales, como el tener amigos o familia en Balears.


Descarga la aplicación

en google play en google play