Escúchenos en línea

Madre de niños asesinados estaría viva, dice policía de EEUU

LaVoz.com. Desde Hagerstown, Maryland. | 30 de Abril de 2007 a las 00:00
La madre salvadoreña de cuatro niños que fueron asesinados por su padre, de la misma nacionalidad, posiblemente se encuentra todavía con vida, dijo el principal investigador del caso el lunes. El teniente de la policía del condado de Frederick, Thomas Chase, dijo que ha habido varios avistamientos sin confirmar de Deysi Benítez en Estados Unidos, Honduras y El Salvador, desde que fue vista por última vez el 18 de marzo ante la residencia de la familia. "Hasta que encontremos su cadáver, en las investigaciones se considerará el hecho de que está vida", dijo Chase. Durante las semanas posteriores al descubrimiento el 26 de marzo de los cadáveres de los niños en la casa de tres recámaras de la familia, las autoridades no estaban seguras de si Benítez, de 25 años, se encontraba viva o muerta. Pero debido a los continuos testimonios de personas que aseguran haberla vista, la policía ahora considera que está con vida, dijo Chase. "Durante las investigaciones, siempre consideramos las posibilidades de que estuviera con vida", dijo Chase, quien agregó que "ahora podemos desechar la posibilidad de que esté muerta". La policía cree que el esposo de Benítez, Pedro Rodríguez, de 28 años, mató a los niños y luego se ahorcó. Chase anteriormente se había negado a considerar a Rodríguez como el posible asesino, porque no se había podido hablar con Benítez. Sin embargo, ahora Chase dice que las autoridades concluyeron "desde que iniciamos las investigaciones" que Rodríguez mató a las hijas de la pareja, Elsa, de nueve años; Vanessa, de cuatro, y Carena, de uno, así como a su hijo de tres años, Angel. Las niñas fueron asfixiadas y el menor murió a consecuencia de un traumatismo craneal, de acuerdo con el informe del forense. Chase indicó que la forma en que fueron encontrados los cuerpos, en la cama, cubiertos con sábanas y cobijas, concuerda con otras investigaciones de asesinatos de niños por parte de sus padres. Rodríguez, Benítez y Elsa eran originarios de El Salvador y emigraron legalmente a Estados Unidos, estableciéndose en Frederick hacía seis años. Los otros tres niños eran ciudadanos estadounidenses por nacimiento. Familiares y compañeros de trabajo dicen que la familia enfrentaba problemas matrimoniales, dificultades por barrera del lenguaje y de tipo económico. Rodríguez se había enterado recientemente de que perdería el 15 de marzo su trabajo en una fábrica de puertas que dejaría de operar en julio. Por su parte, Benítez trabajaba como cocinera en un restaurante.

Descarga la aplicación

en google play en google play