Escúchenos en línea

Inmigrantes toman las calles

LaVoz.com. Desde Los Angeles, California. | 1 de Mayo de 2007 a las 00:00
De California a Nueva York, miles de activistas participaron el martes en marchas y concentraciones a fin de defender los derechos de los inmigrantes, exactamente un año después de que un millón de manifestantes mostraron su influencia sobre la economía al unirse a un boicot nacional. Los manifestantes exigen una vía para que unos 12 millones de inmigrantes indocumentados adquieran la ciudadanía, y esperan que las marchas presionen al Congreso a fin de que actúe, antes de que las próximas elecciones presidenciales acaparen toda la atención política. En Chicago, los manifestantes portaban banderas y carteles como uno que decía: "Juntos podemos lograrlo todo". Melissa Woo, una estadounidense de 22 años que inmigró de Corea del Sur, empuñaba una bandera surcoreana al declarar: "Nosotros los inmigrantes no somos basura, somos seres humanos... si no nos tratan como humanos es un crimen". Aunque probablemente la participación será menor en las protestas de este año, los organizadores dicen que los inmigrantes consideran urgente el evitar que el tema de una reforma de inmigración quede relegado a un segundo plano ante los comicios presidenciales del 2008. "Si no actuamos, tanto los demócratas como los republicanos podrán volver a asumir una postura cómoda y no harán nada", dijo Angélica Salas, directora de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes en Los Angeles. "Ellos no tendrán el valor de resolver una situación relevante para millones de personas. En Miami, estaba previsto que el líder del Partido Demócrata, Howard Dean, hablara ante una coalición de grupos de inmigrantes, mientras que Ricardo Chávez, hermano del célebre líder agricultor César Chávez, pronunciaría un discurso en Milwaukee. En la capital estadounidenses, unos 400 miembros de grupos asiáticos de todo el país buscarían cabildear con los legisladores. Los organizadores de las marchas en Chicago tuvieron problemas luego que la policía decidió cambiar el lunes la sede de la concentración, de la Plaza Daley, en el corazón de la ciudad, al Parque Grant. La policía señaló que la plaza era muy pequeña para albergar a los manifestantes esperados, más de 7.000. "Ellos anunciaron la decisión primero y luego nos llamaron para consultarnos", dijo Jorge Mújica, portavoz del Movimiento 10 de Marzo en la ciudad. "Es absurdo". En Nueva York, los grupos tenían prevista una concentración llamada "Arbol Genealógico Estadounidense", donde los inmigrantes colocarían hojas de papel en un gran dibujo de un árbol, para simbolizar la separación de las familias por las leyes estrictas de inmigración.

Descarga la aplicación

en google play en google play