Escúchenos en línea

Mexicana deportada desafía a gobierno EEUU

LaVoz.com. Desde Chicago, Illinois. | 1 de Mayo de 2007 a las 00:00
El caso de una mexicana deportada a su país en febrero, después de vivir ilegalmente en Estados Unidos durante dos décadas, podría ayudar a que otros inmigrantes indocumentados permanezcan en el país. Si su apelación tiene éxito, el caso de Sylvia Uribe Reyna podría limitar las acciones del gobierno federal para deportar con celeridad a miles de extranjeros sin una audiencia ante un juzgado. La práctica se conoce como traslado expedito y algunos la consideran una herramienta para proteger las fronteras nacionales. Los funcionarios del Departamento de Seguridad Interna señalan que esta práctica impide que los inmigrantes ilegales sin derechos para permanecer en Estados Unidos se aprovechen del sistema de inmigración del país. En el pasado, esos inmigrantes solían ser liberados, a la espera de una audiencia ante un tribunal. La mayoría simplemente desaparecía en territorio estadounidense. Pero los abogados de Uribe señalan que el objetivo de la medida nunca fue su aplicación a personas que habían vivido mucho tiempo en Estados Unidos. Aunque Uribe permaneció ilegalmente en Estados Unidos durante más de 22 años, estaría en condiciones de recibir la "green card" o tarjeta de residente, porque su marido mexicano es un residente legal permanente. Sus tres hijos son además ciudadanos estadounidenses. Los abogados de Uribe sostienen que numerosos inmigrantes con derechos legales para permanecer en Estados Unidos son deportados sin recibir la oportunidad de que sus casos se ventilen ante un juzgado. La práctica priva a los inmigrantes de sus derechos bajo las leyes de inmigración y la Constitución, consideró Jennifer Chang, abogada del proyecto de derechos de los inmigrantes, de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés). En marzo, la ACLU presentó una apelación ante el 9no Tribunal Federal de Circuito. Apeló la deportación de Uribe y la capacidad del gobierno para deportar a personas que no son ciudadanas estadounidenses, sin audiencias judiciales. Normalmente, sólo un juez de inmigración puede ordenar la deportación de alguien. Sin embargo, el traslado expedito permite que algunos funcionarios de puestos bajos en las oficinas de inmigración y que los agentes de la Patrulla Fronteriza transfieran a algunos extranjeros.

Descarga la aplicación

en google play en google play